Fernando Fernández preside la Asociación de Amigos de las Embarcaciones Tradicionales (AAET), que organizó este pasado fin de semana una concentración náutica en las proximidades del castillo de San Antón de A Coruña con 16 naves típicas gallegas. En ella estuvo también  Punta Pragueira, el galeón que él y cinco compañeros recuperaron tras dos años de trabajo.

¿Qué es Punta Pragueira?

Es un galeón, una nave típica de las rías de Noia y Muros. Se utilizaba para el transporte de mercancías y personas y se dejó de utilizar a finales del siglo xix y principios del XX.

Entonces, ¿consiguieron recuperar un original?

No, porque ya no queda ninguno. Es una recuperación más que una restauración en sí. La hicimos con la ayuda de unos carpinteros de Ribeira que aún saben cómo se construye un barco a la manera tradicional.

¿Y cómo lo hacen?

Primero tallan el casco en madera, utilizando roble y pino. Después hacen en escala las cuadernas y completan la estructura. Del resto nos encargamos nosotros aquí, en A Coruña.

¿Y qué ganan ustedes con este trabajo? Parece bastante duro...

En primer lugar, el placer de restaurarlo. También poder mostrarlo a la gente, a los niños, para que vean cómo eran antes los barcos. Y después navegar con él, que nada tiene que ver con hacerlo con los de ahora.

Parece evidente pero, ¿qué diferencia hay?

Pues que ahora tienes todo tipo de ayudas en los barcos, casi van solos. Antes era todo manual. Eso sí que era navegar de verdad, sin ninguna ayuda, sometidos siempre tanto a los designios del mar como del viento.

Tal como lo pinta, parece bastante difícil...

La verdad, no tanto. El mayor problema con que nos encontramos es que se nos piden los mismos requisitos, las mismas licencias, que se exigen al resto de barcos para navegar. Es como pretender que un coche de época pase la ITV.

Bio

Nació hace 52 años. Preside la Asociación de Amigos de las Embarcaciones Tradicionales desde su fundación, en 2000.