Un total de 23 patrullas terrestres y dos helicópteros se desplegarán desde hoy por los montes para evitar las posibles actuaciones de incendiarios. Su presencia tiene un fin disuasorio y no actuar directamente contra el fuego, aunque en caso de ser necesario, los militares realizarán labores de evacuación. Además, el protocolo de actuación establece que, en función de la gravedad de los incendios forestales, puede ampliarse el despliegue hasta 75 patrullas y seis helicópteros. A ellos se unirán 1.521 guardias civiles con dos helicópteros.