Las nuevas tecnologías seducen a casi todos. Pese a que Galicia se mantiene a la cola año tras año, lo cierto es que el incremento del uso de productos tecnológicos es constante en nuestra comunidad y especialmente llamativo entre los mayores, sobre todo en cuanto a las ventas de teléfonos móviles.

De hecho, desde 2002 su consumo se ha disparado entre los mayores de 55 años. Hace cuatro años sólo el 13% de los gallegos de esta edad admitía que usaba el móvil, pero actualmente  lo utiliza casi uno de cada tres. En concreto, el 31% de este colectivo, según desvela la última encuesta de condiciones de vida de las familias del Instituto Galego de Estatística (IGE).

A la cola de España

Y aunque la evolución es importante, tampoco es que la pasión de los mayores por los teléfonos móviles logre mejorar la posición de los gallegos ante las nuevas tecnologías. Lo dicen los datos: el 60% de los españoles de más de 55 años dispone de móvil, casi el doble que aquí. En todo caso, todo apunta a que acortar –y acabar– con esta distancia será sólo cuestión de tiempo.

Al menos así lo evidencia la situación de los más jóvenes. El 28,25% de los menores de 14 años tiene móvil. Y los niños gallegos rozan la media: el 26,35% cuenta con teléfono.

Claro que en lo que realmente llevan ventaja los más jóvenes es en el uso del ordenador. Los que más lo utilizan en Galicia son los menores de 20 años, y a mucha distancia del resto. Incluso los que todavía no han cumplido los 15 lo usan más que los treintañeros. Y, por supuesto, muchísimo más que los mayores, que viven de espaldas a los ordenadores. Según la última encuesta del IGE, el 6,2% lo ha utilizado «alguna vez», y todavía son menos los que dicen que se han conectado a Internet: el 4,41% de los encuestados.

La tecnología, en masculino

Puede que las mujeres tengan fama de hablar más por teléfono que los hombres, pero lo cierto es que las cifras no engañan. Ellos usan más el móvil que ellas. Por cada siete gallegos que disponen de este aparato, hay seis gallegas. Y lo mismo sucede con el ordenador y con Internet. A ellos les va más eso del ratón y de la navegación vía web. Pero las diferencias no son sólo por edad o por sexo. La implantación de las nuevas tecnologías reproduce el modelo rural-urbano de interior y costa. Ourense y Lugo están a la cola en uso de móvil, ordenador e Internet.