El calor empieza a atacar
Las altas temperaturas propias del verano.
Las altas temperaturas propias del verano ya se han adueñado de la capital aragonesa donde ayer se alcanzaron los 34 grados (foto en el paseo Independencia). Las terrazas de las cafeterías se han llenado de gente en mangas del camisa que huye del calor tomando algo fresco.