La compañía aérea Spanair se vio obligada a cancelar 35 de los 373 vuelos programados ayer en la red nacional e internacional (un 15% de sus operaciones) a causa de la huelga de tripulantes de cabina. Unos 1.500 pasajeros se quedaron en tierra. La protesta se debe a «la pérdida del poder adquisitivo, el exceso de trabajo de los empleados y la insuficiencia de plantilla», según los organizadores. En los próximos días se reanudarán las negociaciones para desconvocar el resto de paros programados: los próximos 9, 15 y 31 de este mes. La aerolínea ofrece a los clientes la posibilidad de cambiar las reservas o devolver los billetes. Para contactar con Spanair: 902 131 415.