La Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) en Melilla ha criticado que la Comandancia de la Benemérita en la ciudad española del Norte de África "ignora la amenaza terrorista yihadista" al colocar a vigilar la casa cuartel, en la que residen 200 familias de los agentes y se guarda todo el material operativo, a guardias civiles sin sus pistolas reglamentarias.

A través de un comunicado de prensa, la organización profesional mayoritaria en el Instituto Armado de la Ciudad Autónoma ha señalado que ello obedece a "la costumbre" de los mandos de colocar a vigilar la Comandancia a agentes recién dados de alta de bajas psicológicas y que por ello tiene restringido el uso de armamento durante un tiempo no inferior a un mes.

La AUGC ha asegurado que "el colofón a tan brillante idea" la pudieron comprobar recientemente cuando "todos" los efectivos encargados de la seguridad del acuartelamiento, con sus vehículos, con su armamento y con sus 200 familias que residen en sus pabellones, "se encontraban sin ningún tipo de arma, y para más inri incluso en turnos de noche". Un hecho, ha añadido, que también se está volviendo habitual y que se está realizando con demasiada asiduidad.

Según la asociación que dirige Yamal Mohamed, "al parecer, para la Comandancia de la Guardia Civil de Melilla es más importante la custodia de la vivienda del delegado del Gobierno que la vigilancia de las viviendas de 200 guardias civiles y sus familias, incluido todo el material operativo de la Comandancia".

La AUGC ha indicado que este tipo de estas situaciones se están produciendo cuando España se encuentra en nivel de alerta 4, "ante una amenaza evidente e impredecible", y siendo Melilla una de las ciudades donde más detenidos se han registrado vinculados al terrorismo yihadista, al igual que en provincias limítrofes, como los 13 detenidos este martes en Marruecos en una operación conjunta con España, donde se detuvo a un presunto yihadista en Madrid.

La organización ha señalado que no pretende alarmar a la sociedad pero ha subrayado que "cada día es más cotidiano observar a efectivos policiales con chalecos antibalas y extremando las medidas de autoprotección, al igual que se vigilan con más asiduidad los puntos más vulnerables y que podrían ser objetivo de un posible ataque terrorista".

Sin embargo, ha denunciado que mientras en todo el país se extreman las medidas de seguridad y autoprotección, "en Melilla la Guardia Civil no sólo las pasa por alto, sino que se disminuye hasta extremos irrisorios".

Consulta aquí más noticias de Melilla.