Los siete enfermos de legionelosis residentes en Benalmádena (Málaga) que están hospitalizados continúan en el mismo estado -dos de ellos graves y cinco fuera de peligro-, informaron a Efe fuentes sanitarias, que no prevén que los resultados de los análisis estén antes de dos días. Tres de estos pacientes ingresaron ayer domingo.

La Junta de Andalucía cree que es posible que surja aún algún caso más en personas expuestas a la causa de esta infección antes del pasado viernes, cuando se adoptaron diversas medidas al detectarse los primeros casos, aunque con el transcurso de las horas prevén que tal probabilidad se reduzca.

Los dos enfermos graves están en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI): un hombre de 70 años que está en esa sala desde el principio y otra persona que estaba en planta y fue trasladada ayer a la UCI al presentársele una crisis.

Una mujer de 88 años y dos hombres de 53 y 55 fueron los últimos en ingresar en el Hospital Clínico Universitario Virgen de la Victoria de Málaga capital, mientras que pasaron a planta dos pacientes de los cuatro casos conocidos el viernes.

Los tres enfermos que acudieron ayer al hospital sintieron los primeros síntomas el pasado miércoles, por lo que, para la Junta, esos casos están dentro de los esperados, ya que su exposición fue anterior al viernes 29 de junio, cuando se conoció la situación y se procedió a la prevención de los riesgos ambientales.

Cierran una torre de refigeración del club de hielo

Entre las medidas adoptadas, se ordenó el pasado sábado la paralización por deficiencias de la torre de refrigeración del club de hielo del núcleo de población de Arroyo de La Miel, en Benalmádena; el cese del funcionamiento de fuentes ornamentales; la suspensión del riego por aspersión en zonas públicas y el aumento de niveles de cloración de la red.

La Junta mantiene contacto con los centros de salud y hospitales de referencia para que identifiquen y detecten precozmente posibles pacientes con síntomas respiratorios compatibles con esta enfermedad y sigue el control de riesgos ambientales en instalaciones que puedan suponer riesgo de contraer esta afección en personas vulnerables.

Se espera el resultado del análisis de las muestras tomadas en torres de refrigeración de la zona, aunque hay que esperar -de 48 horas a una semana, a contar desde el sábado- por si crecen las colonias de bacterias.

El Ayuntamiento de Benalmádena clausuró la torre del club de hielo al no acreditarse su programa de mantenimiento ante la Junta
El Ayuntamiento de Benalmádena clausuró, a instancias de la Junta, la torre de refrigeración del referido club privado de hielo al no acreditarse, según la normativa, su programa de mantenimiento en las inspecciones efectuadas por el organismo autonómico tras detectarse los primeros casos de legionelosis en Arroyo de La Miel.

Esa torre está situada cerca de los domicilios de los cuatro primeros hospitalizados y algunos viven en la misma calle del establecimiento donde se produjo la clausura.

No se imputa la causa a la referida torre porque se tendría que demostrar que crece la legionella en las muestras tomadas y que se trata del mismo serotipo de los pacientes.

La Junta inspeccionó 15 torres de refrigeración, de las que 14 tenían bien su instalación y mantenimiento y en la otra se detectaron deficiencias, se cerró y se tomaron muestras.

La legionella se acantona en agua si no hay instalaciones adecuadas y no se mantienen la cloración y temperatura adecuadas, tras lo que se desprenden aerosoles contaminados con la bacteria, aunque la legionelosis evoluciona favorablemente con tratamiento antibiótico