El grupo de 17 entidades culturales, artísticas y profesionales que proponen la reutilización del pabellón del Siglo XV de la Exposición universal celebrada en Sevilla en 1992, como centro cultural, tecnológico y social, ha celebrado recientemente una reunión con el concejal de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo del Ayuntamiento hispalense, Antonio Muñoz, y su equipo.

Rafael Rivera, de la compañía de teatro y música Maravilla, una de las entidades involucradas en este proyecto, ha explicado a Europa Press que fue a mediados del pasado mes de julio cuando Antonio Muñoz, acompañado de su directora general de Cultura, Isabel Ojeda, celebró una reunión con el colectivo precisamente a instancias del propio Gobierno municipal, que estudia destinar la antigua Real Fábrica de Artillería, edificada en 1782, declarada Bien de Interés Cultural (BIC) y de propiedad municipal, a una suerte de contenedor cultural.

La reunión, según Rafael Rivera, se encuadraría dentro de la ronda de contactos emprendidas por Antonio Muñoz y su equipo con los agentes culturales de la ciudad, aludiendo a la posibilidad de que el Ayuntamiento pretenda contar con proyectos como este, para dotar de contenidos al contenedor cultural planeado en la antigua Fábrica de Artillería.

Propuesta ciudadana

Fue el pasado mes de marzo cuando un total de 17 entidades dedicadas a las iniciativas culturales, técnicas y sociales; entre ellas la sociedad de gestión cultural La Matraka, la asociación de jazz Assejazz, los arquitectos de bAuK, las compañías de teatro Varuma y Maravilla, el colectivo Zemos 98, LaSuite o la asociación cultural Cuarto Revelado, anunciaron que habían solicitado a la Junta de Andalucía autorización para restaurar el antiguo pabellón del Siglo XV de la Expo 92, así como su cesión, para su uso como "centro de innovación cultural, tecnológica y social".

La iniciativa parte de la experiencia del desaparecido espacio artístico La Carpa, que hasta 2014 llenaba de actividades una parcela de titularidad municipal ubicada en la avenida de las Asociaciones de Vecinos, junto al polígono Store. El proyecto se desvaneció, recordémoslo, después de que expirase el convenio gracias al cual los colectivos culturales promotores de este espacio utilizaban estos suelos municipales.

A partir de esa experiencia, estas 17 entidades dedicadas a la creación, innovación y difusión de actividades e iniciativas técnicas, artísticas y sociales se unieron en una cooperativa mixta, al objeto de promover un proyecto de mucha mayor envergadura.

"abandonado" desde la expo

Se trata de recuperar el antiguo pabellón del Siglo XV, enclavado en el Monasterio de Santa María de las Cuevas, legado de la Exposición Universal celebrada en 1992 y "cerrado y abandonado" desde entonces, según señalaba Rafael Rivera, para ponerlo al servicio del tejido cultural y asociativo de la ciudad como "un centro de innovación cultural, artística, tecnológica y social".

Rafael Rivera explicaba así que la idea contaría con la aquiescencia de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA), con sede también en el monasterio de Santa María de las Cuevas, y que media un plan expresamente pergeñado para recuperar este espacio actualmente "abandonado" y dotarlo de contenidos. Se trataría de restaurar el pabellón en un periodo de unos "tres años", contando "con el trabajo de quienes estamos involucrados" en el proyecto, pues no en vano entre los participantes se encuentran los arquitectos del colectivo bAuK. Igualmente, argumentaba Rivera la posibilidad de "reutilizar materiales", al igual que en el proyecto original de La Carpa.

En cuanto a la financiación, pues la iniciativa requeriría su correspondiente inyección económica, manifestaba que los colectivos están en contacto con dos entidades de la banca ética a la búsqueda de participación.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.