«Siempre me amenazaban: ‘O pagas el rescate o no vuelves’»
Manuel Negreira.(Ramón Busto)
Tras ser liberado el 3 de mayo, descansa ahora en su pueblo natal, Sísamo (A Coruña).


¿Cómo lo secuestraron?

Estaba dando de comer al ganado en mi finca de Villa de Rosario, en el estado de Zulia. Aparecieron cinco hombres con pasamontañas, armas cortas, ropa militar y me llevaron.

¿Por qué a usted?

No lo sé. Creo que me confundieron con otro. No soy un empresario rico. Creían que tenía muchas fincas, cuando solo tengo una, y que había recibido una herencia y que tenía mucho dinero.

¿Dónde lo llevaron?

A la montaña, ni siquiera a un campamento. Siempre estuve con mis cinco secuestradores. Dormía al raso en una hamaca.

¿Cómo lo trataron?

No muy bien. Había días en los que sólo comía una vez, casi siempre arroz blanco. Nunca hablaban conmigo, sólo para amenazarme. Me decían: «O pagas o no vuelves». Recé mucho a Dios.

Pensó que no salía de ésta.

Tengo problemas de estómago, aunque con el miedo que pasé se me quitó todo. Dormía a la intemperie y no me pillé ni un catarro.

Y al final pagó.

Se pusieron en contacto con mi familia. Ellos y mis vecinos han hecho un gran esfuerzo económico para mi liberación. Ahora mi familia y mis amigos están endeudados.

¿Y cuánto pagó?

Prefiero no decirlo (la prensa venezolana habla de 70.000 euros). Obviamente, no los 600 millones de pesetas que pedían. No tengo ese dinero.

¿Piensa volver a Venezuela?

Aún no lo tengo decidido, pero me gustaría quedarme en Galicia, aunque mis hijos trabajan allí. Necesito ayuda de las Administraciones. El dinero en Venezuela no vale lo mismo que en España.

Tres secuestros en el mismo mes

El Ejército de Liberación Nacional de Colombia (ELN) realiza con frecuencia incursiones en la frontera venezolana para planear secuestros a empresarios que financien sus actividades. Junto con Manuel, también fueron capturados en abril otros dos empresarios gallegos asentados en Venezuela. Nicolás Cid Souto, de Lugo, y Francisco Muradás Bugallo, de Pontevedra. Como Manuel, también fueron secuestrados por el ELN, y como Manuel, también estuvieron presos un mes en la selva. Ellos no tuvieron que pagar, fueron liberados por la Policía.

Bio

Tiene 67 años y cuatro hijos. Emigró a los 18 a Venezuela, donde creó una explotación ganadera. Sus hijos trabajan en Venezuela.