Medio centenar de trabajadores sanitarios y pacientes han irrumpido en el mediodía de este miércoles en la visita que la conselleira de Sanidade, Rocío Mosquera, estaba realizando en el nuevo hospital Álvaro Cunqueiro para pedir su "dimisión" y para denunciar el "atraco" por el cobro del aparcamiento en el centro.

De nada sirvió el cambio de última hora en la convocatoria de la visita, que comenzó en el área de Urgencias, cuando inicialmente se había citado a los medios en el hall principal del Álvaro Cunqueiro.

Poco después de que Mosquera comenzase la visita, un grupo de trabajadores, entre ellos miembros de la Junta de Personal, y pacientes se concentraron a pocos metros de la comitiva de autoridades al grito de "¡Manos arriba, esto es un atraco!" y pidiendo la "dimisión" de la conselleira.

La titular del departamento de Sanidad se encontraba acompañada por el gerente del Sergas, Antonio Fernández Campa; el gerente de la EOXI de Vigo, Félix Rubial; y la delegada territorial de la Xunta, María José Bravo Bosch.

El presidente de la Junta de Personal, Ángel Cameselle (CC.OO.), solicitó una entrevista personal con Rocío Mosquera, para trasladarle la denuncia de profesionales y usuarios sobre el "abusivo" precio del aparcamiento, cuando "hay un terreno del Sergas, que está vallado, y que podría usarse perfectamente para aparcar miles de coches".

Asimismo, los sindicatos han denunciado otras deficiencias, como problemas de suministro de agua, mala calidad de los materiales de construcción o el cobro por el servicio de radio, televisión e Internet.

Excepto las quejas de un paciente de diálisis que insistía en hablar directamente con la conselleira —y que fue finalmente atendido por Félix Rubial—, la protesta transcurrió sin incidentes, aunque obligó a Mosquera y Campa a salir del lugar por una escalera y dar por finalizada la visita.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.