UGT ha pedido el cese del jefe del Servicio Médico del Institut Valencià de Seguretat y Salut en el Treball (Invassat), José María Roel, por acoso laboral, y del subdirector del organismo en la Comunitat, Salvador Puigvengoa, por "mentir" sobre la sanción que se le ha impuesto a una trabajadora por negarse a fichar mediante firma delante del director, según ha informado Juan Pedro Pelegrín, miembro del Sector de Autonomica del sindicato en la provincia de Alicante.

Pelegrín, en rueda de prensa este miércoles en la que ha estado acompañado de la responsable del Sector de Autonómicas en la Provincia de Alicante de UGT, Dolores Vilchez, ha comunicado que han enviado un escrito con esta demanda al conseller de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo, Rafael Climent. El representante sindical ha denunciado el "mobing sostenido" que se ha producido en la institución desde el pasado mes de septiembre.

Así, ha explicado que la dirección del centro, "sin atender a ningún criterio, se plantea que a partir de un momento determinado se firme delante del director". El problema surgió, ha continuado, "cuando esta medida no afecta a todo el servicio médico, sino sólo a una parte del mismo", en concreto a 4 trabajadores, afiliados a UGT.

De este modo, ha indicado, tenían que firmar por el sistema Cronos y además físicamente en el despacho, tanto a la entrada como a la salida "Ante esta clara discriminación se eleva la oportuna protesta pero se mantiene el criterio y los únicos implicados son estos 4 afiliados a UGT", ha señalado.

Pelegrín ha apuntado que el sistema de ficha está regulado por la ley y no se prevé la firma excepto en situaciones en las que no funciona el reloj. De este modo, una de estas personas se niega a someterse "a tal arbitrariedad y tras meses de tiras y aflojas se le abre un expediente disciplinario", ha afirmado.

Expediente que, como ha precisado, instigó el jefe del Servicio de Divulgación y Médico, José María Roel, que "mantuvo una actitud de mobing", ha acusado Tras una reunión con el director y otro encuentro con el subdirector del Invassat, Salvador Puigbengoa, éste les aseguró que el expediente disciplinario se cerraría "sin consecuencias" y que a partir de ese momento se establecerían "pautas claras respecto del sistema de ficha y que todo quedaba en nada, terminado así la situación de angustia que hasta ese momento se habían vivido", ha declarado el representante sindical.

Sin embargo, el pasado viernes, 21 de agosto, se le envió una resolución a la interesada con una sanción de apercibimiento por la comisión de una falta leve, por incumplimiento de los deberes y obligaciones del personal funcionario. "Se ha dado de baja al día de hoy y va a solicitar un cambio de puestos de trabajo por motivos de salud decreto 106", ha apuntado Pelegrín al respecto.

Por ello, desde UGT piden al conseller que cese "de forma inmediata al señor Puigvengoa por una actitud cobarde y por tramitar el expediente disciplinario de forma torticera, por mentir descaradamente —al decir que no iba a pasar nada— y por no haber tomado ninguna medida en contra del mobing que conocía".

También reclaman el cese "fulminante" del jefe de Divulgación y del Servicio Médico, José María Roel, "por ser el causante del mobing, por tener una relación prepotente y misógina con las interesadas, al igual que el anterior director del centro, ya jubilado, y que durante años amparó este tipo de situaciones", han criticado.

Además, han pedido que se le abra a Roel el "oportuno expediente disciplinario para dilucidar esta denuncia de mobing", que, a juicio de Pelegrín es "especialmente grave" si se tiene en cuenta que es este servicio de Prevención de Riesgos Laborales el que determina e informa en situaciones de este tipo en la Administración y, por tanto, "no se puede argumentar desconocimiento".

"INCAPACIDAD"

También argumentan para la apertura de este expediente disciplinario su "incapacidad" para desempeñar la Jefatura, ya que la respuesta del mismo ante la baja de la trabajadora "ha sido anular todas las citas de trabajadores de Educación —a los que atendía la médico expedientada—, en lugar de remangarse y ponerse a trabajar, aunque sea un día, para que se les elaboraran el oportuno informe de adaptación de puesto que, en el caso de las trabajadoras embarazadas, necesitan para la baja por riesgo en el embarazo y que al no tenerlo esta semana tendrán que incorporarse el 1 de septiembre", ha reprochado Pelegrín.

Además, otra de las razones que alega Pelegrín para el cese de ambos cargos por su "incapacidad para dotar al servicio del personal necesario".

En este sentido, ha explicado que, según la ley establece que por cada unidad de 2.000 trabajadores es necesario un medico del trabajo y, sin embargo, ha indicado que "la médico expedientada atiende, ella sola, a una población de 30.000 funcionarios de Educación" y ha añadido que "mientras, el otro médico atiende a los trabajadores de función pública con una población de 5.000 personas".

Por ello, ha sentenciado que "ante tamaño desconocimiento está más que justificado que les cesen a ambos" y ha agregado que existe un informe en este sentido pero que se ha hecho caso omiso.

Por último, desde UGT piden al director del Gabinete del Invassat en Alicante que resuelva las "incongruencias administrativas" que tiene en su servicio, ya que el jefe de Administración tiene su puesto de trabajo en Castellón, por comisión de servicio y sin embargo lo presta en Alicante, "en claro incumplimiento legislativo y por tanto en ilegalidad manifiesta", ha asegurado Pelegrín quien ha avanzado que en caso de mantener la anomalía también solicitarán su cese.

Consulta aquí más noticias de Alicante.