La Policía Foral reforzará su presencia en las carreteras navarras con una media de 75 agentes diarios con motivo de la última operación retorno de vacaciones de este verano, que se desarrollará entre este próximo viernes, 28 de agosto, y el martes de la semana que viene, 1 de septiembre.

Con esta medida, la Policía Foral pretende reducir la siniestralidad vial, corregir las conductas de riesgo que realicen los conductores y facilitar la normal circulación y el acceso a las poblaciones, ha informado el Gobierno foral en un comunicado.

Así, los agentes movilizados por la Policía Foral realizarán, entre otras funciones, controles de velocidad en las carreteras de la red principal y pruebas de alcoholemia a los conductores que sean sorprendidos circulando a mayor velocidad que la permitida. La Policía Foral también realizará otros controles aleatorios de alcoholemia y de drogas a lo largo de la operación retorno.

Consulta aquí más noticias de Navarra.