El presidente accidental del Cabildo de Tenerife, Aurelio Abreu, ha hecho un llamamiento a la concordia a los ayuntamientos de Güímar y Arafo debido a la polémica surgida tras la decisión de la alcaldesa guimarera de pintar líneas azules para delimitar la frontera entre ambos municipios en el Polígono Industrial.

"Es una tema estrictamente municipal y desde el Cabildo hacemos un llamamiento a la cordialidad y a la colaboración entre ambos municipios. El Cabildo colaborará con los ayuntamientos que están implicados en el Polígono, pero no va a entrar en ninguna polémica", ha manifestado Abreu en una rueda de prensa al ser preguntado por este asunto.

El presidente accidental considera que el Polígono Industrial tiene "un futuro importante", por lo que cree que se debe "apostar por la concordia en las relaciones interadministrativas entre estos dos municipios".

En cualquier caso, ha insistido en que la señalización de vías municipales es una competencia de los ayuntamientos y es un asunto donde el Cabildo "no quiere participar en absoluto". "La competencia es estrictamente municipal y, por lo tanto, no vamos a entrar en esa polémica", reiteró.