El grupo municipal de UPN en el Ayuntamiento de Pamplona ha acusado al alcalde de la ciudad, Joseba Asirón, de "degradar las tradiciones de Pamplona y dividir a los ciudadanos para evitar las críticas que recibió por irse a almorzar durante la misa en honor de San Fermín y durante la Octava, después de sí haber participado en la procesión por el copatrón de Navarra".

Según han expuesto los regionalistas en una nota, "Asirón y el cuatripartito han demostrado en menos de tres meses una peligrosa querencia a actuar como caciques tomando decisiones egoístas de espaldas al resto de la Corporación Municipal, que tiene conocimiento de los temas después de que hayan sido filtrados a los medios de comunicación".

UPN ha criticado que Asirón "gobierne únicamente para el 15% de pamploneses que le han votado y en vez de enriquecer la celebración del Privilegio de la Unión prefiera dividir y retirar actos".

El grupo municipal regionalista ha explicado que está "a favor de aumentar el peso de este día en el calendario municipal", pero ha subrayado que "será una chapuza si todo lo que se propone es quitar la misa y programar un paseo sin sentido para que el alcalde se luzca por las calles del Casco Antiguo".

"Cuando la corporación desfila en Cuerpo de Ciudad lo hace no para dar un paseo como pretende Asirón, sino en recorridos que responden a motivos concretos: acudir a la Catedral a recoger al Cabildo en San Fermín, a San Saturnino en noviembre o a la iglesia de San Agustín en Semana Santa para renovar el 'Voto de las Cinco Llagas'", han explicado los regionalistas.

"Además, aunque a Bildu y sus socios pueda no gustarles, el sepulcro de Carlos III 'El Noble' está en la Catedral y el rey eligió el 8 de septiembre por celebrarse la Natividad de la Virgen, debido a la devoción del monarca", han explicado los regionalistas.

UPN ha criticado que, "sin embargo, Asirón y sus cuatro concejales de 27 se creen con la legitimidad necesaria para cambiar siglos de historia y décadas de tradición y lo hacen además de espaldas a los grupos de la oposición en un ejemplo de sectarismo de manual".

Por eso, la formación regionalista ha exigido que "el cuatripartito abandone el oscurantismo con el que está actuando desde el inicio de la legislatura y trabaje por unir y por fomentar la concordia entre los pamploneses y no por contentar únicamente al 15% de ciudadanos que confió en Asirón para ser alcalde".

A su juicio, "es una broma de mal gusto que quien comenzó la legislatura citando a Carlos III por ser capaz de unir los tres burgos de la ciudad, se dedique solo a alimentar las diferencias y no a gobernar para todos".

Consulta aquí más noticias de Navarra.