BIO Nació en Madrid hace 49 años. Es hija de Lola Flores. Empezó a cantar con 17 años. También es actriz y obtuvo un Goya.

¡Qué portada tan exótica!

La hicimos en la Gran Vía de Madrid, un domingo, a las seis de la mañana. ¡Pasamos un frío!

¿Cuánto hay de Photoshop?

Nada. De retoques tiene muy poco. ¡Se me ven las manchitas que tengo en la cara y la tripita de buena vida!

Lo que sí que se le ven son unas piernas increíbles...

(Risas) Mis piernas siempre han tenido fama. Han llegado a decir que son las más bonitas del cine español.

¿Es usted de enseñar?

Ahora sí. Fíjate cómo funciona el mundo. Cuando tenía 17 y podía enseñar, me tapaba, y ahora, mira...

¿Cree en Dios?

No soy católica, ni apostólica, ni romana, simplemente creo en ese Dios que me enseñó mi madre.

¿Y qué le pide?

Yo le pido salud para poder trabajar, para conocer otras culturas, para comer comidas raras...

¿Se cuida mucho?

Pues controlando un poquito. Yo me comería un plato de potaje todos los días, pero no puede ser.

¿Es muy aficionada al gimnasio?

Estoy apuntada en todos los de Madrid, pero ir no voy a ninguno.

No está obsesionada con la vejez.

Soy muy coqueta. Aunque de todas formas tengo muchas ganas de hacerme viejecita, de ponerme muy gorda y de estar pendiente de mi huerto.

En las letras de este nuevo trabajo se le nota reposada.

Así estoy, reposada.

Se está complicando mucho el mundo de la música.

Está muy mal. Sólo tienes que ver que los artistas de toda la vida nos las vemos y nos las deseamos para salir en algún medio, y la de Ponte el cinturón está todo el día.

¿Es cierto que se graba con el móvil para que la escuchen sus hijos?

(Risas) Como ellos están trabajando y siempre están fuera, me grabo con el móvil y se lo mando a mis hijos.

¿Qué le dicen?

Mi hijo siempre dice que está bien; como cuando le digo que haga algo y me dice que sí, pero al final siempre hace lo que le da la gana (risas).

Su hija arrasa en El Internado (Antena 3) y su hijo empieza a sonar con su guitarra.

Estoy muy orgullosa y muy feliz de que les vaya tan bien. Mi hijo toca la guitarra que quita el sentío.