Reino Unido, en alerta
La policía examina el coche estrellado contra el aeropuerto de Glasgow. (REUTERS). REUTERS

El jefe del mando antiterrorista de Scotland Yard, Peter Clarke, afirmó este domingo que la investigación policial de los últimos incidentes terroristas en Londres y Glasgow avanza "muy rápidamente".

Además medios de comunicación británicos informaban ayer que dos de los cinco detenidos por su relación con los atentados frustados trabajan como médicos en hospitales británicos. Se trata de un hombre de 26 años, que iba en el coche que se empotró contra el aeropuerto de Glasgow, y una mujer de 26 años que fue detenida en Cheshire. Uno de los médicos ha sido identificado como Mohamed Asha, de nacionalidad libanesa, según los medios británicos, el otro tampoco es de nacionalidad libanesa.

En una breve conferencia de prensa el jefe del mando antiterrorista de Scotland Yarden Glasgow expresó su confianza en que muy pronto la policía tendrá un "conocimiento muy completo de los métodos" de los terroristas así como de "las redes a las que pertenecen".

"Los vínculos entre los tres ataques es cada vez más clara", dijo el comisario adjunto en referencia a los dos coches bomba desactivados el viernes en Londres y al incidente del sábado en el aeropuerto de Glasgow en el que dos presuntos terroristas suicidas estrellaron un automóvil contra la puerta de entrada de la terminal número uno.

Clarke explicó que los expertos de la policía están visionando "miles de horas de filmación de las cámaras de vídeo" y agregó que se tardarán aún algunas semanas para completar ese trabajo.

Cinco detenidos y se busca a un sexto

La policía ha detenido hasta ahora a cinco personas en relación con esos últimos intentos terroristas, entre ellas los dos individuos que participaron en el ataque contra el aeropuerto escocés.

La policía británica busca a un sexto sospechoso que ha logrado escapar tras la detención de cinco personas en relación con los incidentes terroristas del fin de semana en Londres y Glasgow

La policía británica busca a un sexto sospechoso que ha logrado escapar tras la detención de cinco personas en relación con los incidentes terroristas del fin de semana en Londres y Glasgow.

Así lo señalaron fuentes policiales a la BBC, según las cuales los cuales los detenidos no son británicos sino de algún país de Oriente Medio, lo que podría indicar una relación con la organización Al Qaeda.

Dos de los detenidos son los ocupantes del vehículo lanzado el sábado contra la puerta principal de la terminal de pasajeros del aeropuerto de Glasgow.

Los expertos forenses que examinaron el automóvil dijeron que el todoterreno, que se convirtió en una bola de fuego al impactar contra el edificio, contenía bombonas de gas y otro material explosivo.

Esa circunstancia, entre otras, ha hecho que la policía relacionara el ataque de Glasgow con los coches-bomba que la policía logró desactivar el viernes en el centro de Londres, donde los habían dejado los terroristas con el claro objetivo de causar la mayor carnicería posible.

Brown asegura que "no se dejarán intimidar"

El primer ministro británico, Gordon Brown, dijo ayer, en declaraciones a la BBC, que los británicos no se dejarán intimidar por "gentes asociadas a Al Qaeda" al tiempo que reconoció el carácter "duradero y sostenido" de la amenaza terrorista.

El líder laborista atribuyó los ataques a "un grupo de personas no sólo en este país sino en todo el mundo que está dispuesta a hacer el máximo daño a los civiles" para conseguir sus objetivos.

Falsa alarma

La terminal 3 del aeropuerto de Heathrow reanudó sus operaciones después de que se anunciase este domingo por la noche que iba a ser evacuada por la aparición de un paquete sospechoso.

Como el resto de los aeropuertos británicos, Heathrow está sometido, sin embargo, a medidas de seguridad reforzadas después de que el Gobierno británico elevase la alerta terrorista al máximo nivel.