Los pacientes que acudan este verano a los hospitales públicos de la comunidad se encontrarán con que casi dos de cada diez camas estarán cerradas, según datos del sindicato UGT. Los recortes comenzarán de forma paulatina hoy, aunque alcanzarán su punto álgido en la segunda quincena de agosto.

De las casi 11.000 plazas existentes en los doce principales centros hospitalarios de Madrid (en total hay unas 12.500 en la región), llegarán a estar cerradas a la vez 1.866.

Este número de camas equivale a cerrar un hospital como el Clínico San Carlos
Este dato supone un 17,75% del total, equivalente a cerrar un hospital casi tan grande como el Clínico.

El centro más afectado será el del Niño Jesús: habrá un 40% menos de camas (cerrarán 73 de 182). El 12 de Octubre perderá el 25,7% de sus 1.300 camas en la primera quincena de agosto. El Ramón y Cajal se quedará sin el 23% de sus 1.080 plazas durante todo ese mes y el Gregorio Marañón dispondrá de un 11% menos (de 2.200 a 1.900).

Menos camas operativas

La Consejería de Sanidad afirma que este verano se cerrarán 102 menos que en la misma época del año pasado. Pero UGT replica que esta disminución se debe realmente a que durante el invierno había menos camas operativas que el año pasado, debido a obras en los centros. Es decir: a efectos prácticos había menos camas que cerrar.

«Sanidad debería saber que ya no es cierto que en verano se vaya todo el mundo», dice Carmen López, de UGT. El cierre de camas «no ajustado a la demanda» puede saturar las urgencias, según el sindicato.