Madrid pierde un empleo industrial cada dos horas
Empleados de Bosch, subiendo a un autobús para viajar a Alemania y manifestarse allí. (CC OO)

En la Comunidad, cada dos horas se destruye un empleo de la industria. Los sindicatos denuncian que en los últimos siete años el sector ha perdido en Madrid a 32.800 asalariados (se ha pasado de 332.300 a 299.500). Sobre esta destrucción de empleo planea el cáncer de la deslocalización, agravado por las recalificaciones de suelo industrial para vivienda, según CC OO.

A los casi 33.000 empleos perdidos entre 2000 y 2007 hay que sumar los que están hoy en la cuerda floja. Son al menos 1.600 empleados de 11 empresas medianas y grandes con expedientes de regulación y amenazas de cierre sobre sus cabezas.

Ahora pueden mandarme a Tarragona o irme a la calle

No es una fría estadística, son compañeros de Manuel, trabajador de
Robert Bosch en Alcalá de Henares, David, de Cofrisa en Getafe, o de Juan Huelva, que lleva 30 de sus 46 años en Ercros.

"En 30 años he vivido tres mudanzas de la empresa: de San Sebastián de los Reyes a Méndez Álvaro y de ahí a Aranjuez, pero ahora pueden mandarme a Tarragona o irme a la calle y con mi edad será difícil reciclarme", dice Juan Huelva, pues Ercros le ha anunciado una regulación de empleo que afecta a 64 puestos.

"Las administraciones no hacen lo suficiente" 

La Consejería de Economía presume de que Madrid es la segunda autonomía española en peso industrial. Los sindicatos replican que las administraciones no hacen suficiente por evitar "que las empresas quieran mejorar su productividad a costa de los trabajadores, en lugar de invirtiendo más dinero en tecnología".

Las empresas grandes son más visibles, pero esta situación afecta a otras pequeñas

Hay 11 fábricas en las que los obreros no saben si volverán en septiembre. Son Robert Bosch, Tyco, Cofrisa, Ercros, GE Power Controls, Cointra Godesia, Ros Fotocolor, Mundomotor, Faurecia, Alcatel o Tesa. "Son las más visibles, pero su situación afecta también a otras empresas pequeña", denuncia José Manuel Juzgado, de CC OO.

Para evitar sus despidos, los empleados llevan meses convocando concentraciones y ahora se montan en buses para "ir donde haga falta" a pedir que se mantenga su empleo. Los de Bosch recorrieron 4.000 kilómetros hacia Stuttgart hace 15 días. Los de Ercros viajaron la semana pasada a Barcelona con motivo de la junta de accionistas.