El Callejón del Gato, sin espejos
Los espejos han sido puestos a buen recaudo por el propietario del bar, que está acometiendo reformas en su local. (Jorge París)
Los míticos espejos del Callejón del Gato, que Valle-Inclán inmortalizó en su obra Luces de bohemia, también se han ido de vacaciones. Han sido puestos a buen recaudo por el propietario del bar, que está acometiendo reformas en su local, para impedir que puedan sufrir algún daño durante las obras.