Controles en el Thalys
Agentes franceses realizan controles ante uno de los trenes Thalys este sábado. EFE

La Comisión Europea (CE) revaluará los procedimientos que se aplican para garantizar la seguridad de los pasajeros de los trenes, tras el ataque frustrado este viernes en un tren de alta velocidad Amsterdam-París. La empresa encargada del tren de alta velocidad Thalys argumentaba este sábado que no es posible realizar controles como en los aeropuertos ya que no disponen de los mismos medios en estaciones y, además, porque supondría la ralentización del servicio.

El ataque ha provocado dudas acerca de la seguridad en estos. Muchos se han preguntado a través de las redes sociales este sábado cómo es posible que un hombre armado con un kalashnikov, además de otras armas, pueda subir sin problemas a un tren de estas características.

"¡La seguridad y el bienestar de los pasajeros es nuestra primera prioridad! Vamos a revaluar los procedimientos de seguridad para los pasajeros de trenes, después del ataque", afirmó la comisaria europea de Transporte, Violeta Bulc, en un mensaje breve en su perfil de la red social Twitter.

Por su parte, el vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans, mostró este sábado su "respeto" a los "verdaderos héroes" que frustraron el ataque vivido en el tren. "Me siento aliviado de que un ataque terrorista horrible haya sido evitado", afirmó el político holandés en otro mensaje en la red social Twitter.

"Respeto por aquellos que dieron un paso al frente. Los verdaderos héroes existen", añadió Timmermans.

El autor del ataque, sospechoso de mantener vínculos con grupos terroristas, iba fuertemente armado y fue reducido rápidamente por unos militares estadounidenses que estaban entre los pasajeros del Thalys con destino a París.

"Movilización plena" en Francia para garantizar la seguridad

El Gobierno francés ha anunciado la "plena movilización del Estado" para garantizar la seguridad en los transportes públicos franceses. "Ante el alto nivel de amenaza que sigue pesando sobre el país, el Gobierno ordena la plena movilización de los servicios del Estado para garantizar la seguridad de todos en todos los puntos del territorio, especialmente en el transporte público", señala el comunicado del Ministerio del Interior francés.

El plan antiterrorista Vigipirate se encuentra desde el pasado 7 de enero en el nivel máximo de alerta terrorista, lo que se traduce ya en patrullas en estaciones y aeropuertos que realizan controles de identidad e inspecciones de equipaje y se han difundido mensajes de sensibilización, recuerda Interior.

En Vigipirate participan unos 7.000 militares, además de 3.000 agentes de seguridad de los ferrocarriles franceses y de 1.250 de la red de metro, añade. También están movilizados 30.000 policías, gendarmes y soldados encargados de proteger 5.000 zonas sensibles en todo el territorio, incluidas las estaciones de tren y aeropuertos.