La escisión de Syriza deja a Tsipras más solo y recupera su discurso anti troika

  • El partido escindido de Syriza tras la dimisión del primer ministro se llama Unidad Popular, tendrá grupo propio y se presentará a las elecciones.
  • Su idea es recuperar el programa que llevó al partido al Gobierno, decir 'no' al rescate pactado con los acreedores e incluso, salir de la eurozona.
  • Algunos críticos con Tsipras podrían acercarse a esta nueva formación, tercera fuerza en el parlamento; las elecciones podrían celebrarse en septiembre.
  • Tsipras: las claves de un mandato de siete meses.
El exministro de Energía del Gobierno de coalición de Syriza Panagiotis Lafazanis (c) y líder de Unidad Popular da una rueda de prensa en el Parlamento.
El exministro de Energía del Gobierno de coalición de Syriza Panagiotis Lafazanis (c) y líder de Unidad Popular da una rueda de prensa en el Parlamento.
EFE/Orestis Panagiotou

Grecia intentará, si el guión se cumple, resurgir de sus cenizas una vez más en unas semanas. Y en esta resurrección, vía urnas, no habrá un Syriza, sino dos.

El partido que llegó a lo más alto de la mano de Alexis Tsipras y sus proclamas contra la austeridad se ha partido en dos y, paradójicamente, aquellos que han decidido apartarse del carismático líder han vuelto a unos orígenes que parecían haberse difuminado: nada de rescates con condiciones severas, no a la troika e, incluso, no a la eurozona. Es decir, deshacer el camino andado en siete meses de mandato más que complicado.

Panayotis Lafazanis, exministro de Energía, es la nueva cara helena de la izquierda radical. Se ha puesto al frente de Unidad Popular, nuevo partido que tendrá grupo parlamentario propio con 25 diputados y que, así lo ha anunciado, se presentará a las elecciones anticipadas convocadas por Tsipras, al que acusan de querer "enterrar el 'no' del referéndum". El ex primer ministro dijo el jueves que salvó al país; sus nuevos contrincantes piensan lo contrario.

"La Plataforma de Izquierda contribuirá a la formación de un frente amplio, progresista, democrático y antimemorando que participará en las elecciones para imponer la cancelación de los memorandos (con los acreedores)", ha dicho en un comunicado Unidad Popular. Por su parte, el Eurogrupo ha llamado a la calma explicando que, por el momento, la convocatoria de comicios no afectaría al rescate, aunque retrase algo las reformas previstas.

Las elecciones, ha dicho Thomas Wieser, presidente del Euro Working Group, "eran un paso que se podía esperar". Lafazanis también ha manifestado que para él no han sido ninguna sorpresa. Son su oportunidad para recuperar los votos y apoyos desencantados, entre los que podría estar el de Yanis Varufakis, exministro de Finanzas de Tsipras que salió abruptamente del Gobierno. Ya ha dicho a Le Nouvel Observateur que Syriza ha "traicionado" al pueblo.

¿Qué harán los críticos como Varufakis?

"Si las elecciones anticipadas desembocan en un gobierno y en un partido que habrán recibido un mandato popular para aplicar el acuerdo del 13 de julio, evidentemente no podré formar parte", ha dicho Varufakis, pero matizando que sí seguirá en política. Se desconoce si se unirá a Unidad Popular al no ser de la Plataforma de Izquierdas, pero Lafazanis ha afirmado que están hablando. En la misma situación estaría la presidenta del Parlamento, Zoé Konstandopulu.

El nuevo partido plantea una "alternativa realista" al rescate y la eliminación "de la mayor parte de la deuda" de Grecia. Si es necesario, ha añadido, se planteará la salida de la zona euro. Quieren recuperar el programa con el que Tsipras ganó las elecciones, el programa que el exprimer ministro reconoció el jueves no haber cumplido. En la eurozona recuerdan que la mayoría de los partidos de la oposición griega votaron a favor del rescate.

Los socios de Grecia tienen en cualquier caso la sartén por el mango, porque, como dijo hoy el portavoz del Ministerio alemán de Finanzas, Jürg Weißgerber, el pago de los próximos tramos del tercer rescate se ejecutará sólo si Atenas implementa las medidas acordadas. También saben que solo en octubre hablarán de un eventual alivio a la deuda griega, una razón más, consideran, para que el futuro Ejecutivo heleno se atenga a lo pactado.

El papel de Unidad Popular, en cualquier caso, va a ser muy relevante desde hoy: si, como se prevé, la segunda fuerza, la conservadora Nueva Democracia, no consigue formar Gobierno, el mandato exploratorio le será otorgado como tercer actor con mayor representación. Lafazanis ha dicho que hará uso del mandato (un máximo de tres días) para tratar de crear Gobierno, y establecerá un diálogo con todas las fuerzas políticas del país.

Los intentos de formar Gobierno

El presidente de Nueva Democracia, Vangelis Meimarakis, ha aceptado ya el mandato que le encargó el presidente de la República, Prokopis Pavlópulos. Su intención es la formación de un Ejecutivo que tenga un primer ministro de Syriza, "otro que no sea Tsipras, pues él no quiere", y cuente con el apoyo de otros partidos. Incluso ha propuesto que el hasta ahora viceprimer ministro, Yanis Dragasakis, sea el encargado de dirigir el Gobierno.

Esta opción es poco probable porque la intención de Syriza es forzar la convocatoria de elecciones. Para conseguir crear un Ejecutivo que evite la celebración de comicios, Meimarakis ha abierto la puerta a reunirse incluso con el líder de Amanecer Dorado, Nikolaos Mijaloliakos. Si tanto Meimarakis como Lafazanis agotan su periodo de tres días, las elecciones podrían celebrarse el próximo 20 de septiembre o la semana siguiente. Tsipras observa en silencio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento