Suspendido cautelarmente el chupinazo de Ibarra a cargo de familiares de presos de ETA tras pedirlo Carlos Urquijo

El Juzgado ha decretado la suspensión cautelar del chupinazo de las fiestas de San Bartolomé, que iba a producirse este viernes a mediodía en la localidad guipuzcoana de Ibarra que iba a correr a cargo de familiares y amigos de presos de ETA. El delegado del Gobierno, Carlos Urquijo, había reclamado la suspensión del acto por considerarlo "una ofensa flagrante a las víctimas del terrorismo".

El Juzgado ha decretado la suspensión cautelar del chupinazo de las fiestas de San Bartolomé, que iba a producirse este viernes a mediodía en la localidad guipuzcoana de Ibarra que iba a correr a cargo de familiares y amigos de presos de ETA. El delegado del Gobierno, Carlos Urquijo, había reclamado la suspensión del acto por considerarlo "una ofensa flagrante a las víctimas del terrorismo".

Según han informado a Europa Press fuentes de la Delegación del Gobierno, la autoridad judicial ha decretado la suspensión cautelar, y la orden ha sido comunicada poco antes de producirse el chupinazo a las 12.00 horas.

Urquijo explicó este jueves que había comunicado al Fiscal Superior de País Vasco, Juan Calparsoro, el "acto de ofensa a las víctimas" previsto para este viernes y había dado orden a la Abogacía del Estado para que solicitara su suspensión e interpusiera recurso contencioso administrativo contra el Ayuntamiento de Ibarra por promover el citado acto.

Según se recoge en el programa de fiestas, el chupinazo iba a ser lanzado por los familiares de los presos, una acción que, en opinión del delegado del Gobierno, "lleva implícita la exaltación del terrorismo, a la vez que el desprecio y menoscabo a las víctimas".

Con esta actuación, Carlos Urquijo quería "evitar otro acto intolerable de humillación a las víctimas del terrorismo, una ofensa ya reiterada por el conjunto de lo que se autodenomina izquierda abertzale y que no puede pasar inadvertido".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento