La concejala de Servicios Operativos, Régimen Interior, Playas y Fiestas del Ayuntamiento de Málaga, Teresa Porras (PP), ha considerado que sus declaraciones acerca de que "el año pasado las niñas iban con las bragas en la mano para que se les secaran" han sido "sacadas de contexto". "Lo único que pedía era civismo y puse dos ejemplos de lo que no se debe hacer en la que es la mejor Feria de Europa", ha apuntado, rechazando, por tanto, presentar su dimisión.

En declaraciones a los periodistas este lunes, ha afirmado que "por decir la verdad" no va a dimitir de su cargo. No obstante, posteriormente, matizaba, en declaraciones a Europa Press, que "si alguien se ha molestado, le pido disculpas, pero no ha sido mi intención". "Lo único que he hecho es poner dos ejemplos que ocurren en la Feria de Málaga y que creemos que no corresponden a una actitud propia de estas fiestas", ha indicado.

Según Porras, que, finalmente, ha comparecido sola al no acudir a la convocatoria con los medios el alcalde, Francisco de la Torre, con estas declaraciones, que hizo en una entrevista del periódico 'Málaga Hoy' y que han llevado a la oposición a pedir su dimisión, "lo que he hecho ha sido poner ejemplos de lo que pasa en la Feria de Málaga y de la actitud de algunas personas".

Así, ponía otro ejemplo, como "el tío que va a la Feria descamisado; una cosa es que vayas cómodo y otra cosa que vayas hecho un puerco", haciendo, en consecuencia, un llamamiento al "civismo". En este sentido, Porras ha incidido en que lo que hizo "fue poner las cositas claritas, poner un ejemplo que se basaba tanto en hombres como en mujeres".

Porras ha subrayado que "las cosas hay que decirlas por su nombre y no hay que darle vueltas ni mentir", criticando, por ejemplo, a la portavoz municipal del PSOE, María Gámez, que, según la concejala, "le ha dado la vuelta y no tiene mayor importancia". De esta manera, ha pedido a la socialista que "sea coherente con sus propias declaraciones y cuando quiera hablar de la Feria, ponga las cosas en su sitio".

La edil 'popular' ha hecho hincapié en que "hay que decir la verdad y no hay que sonrojarse", ya que, además, lo que hizo fue defender que la Policía sí actuaba contra el 'botellón'.

De todos modos, ha resaltado que "en octubre habrá mesas de trabajo tanto con vecinos, que son unos de los críticos en este sentido, como con los propios políticos, los cuales en este aspecto tenemos que mirarnos a la cara y decir la verdad".

"La de Málaga es una Feria preciosa donde la gente se divierte porque para eso está montada, para pasar ocho días inolvidables, y lo que no tenemos que hacer es darle la vuelta a unos ejemplos que pasen en todas las ferias del mundo", ha añadido Porras.

En referencia a la reacción de la delegada del Gobierno para la Violencia de Género, Blanca Hernández, tras sus afirmaciones, Porras ha respondido que le parece "desolador" que "se comparen las declaraciones de la entrevista con la violencia de género".

"Creo que no tiene nada que ver, era un tema cívico, pedía civismo en la Feria y no se dónde está la coincidencia con la violencia de género", ha apostillado.

La concejala 'popular' ha subrayado que con sus palabras "sólo apela al civismo y a que se comparta la ilusión de la fiesta", ya que, a su parecer, "la Feria de Málaga es una de las mejores de Europa y entre todos hay que mantenerla".

Cierre de casetas

Por otra parte, Porras ha asegurado que la Feria de este año "está yendo muy bien", aunque se han tenido que cerrar varias casetas a lo largo de estos días por temas como vender alcohol a menores. A su juicio, "todos tenemos que ser responsables en ese aspecto".

"Ayer se cerraron cuatro casetas y esta noche otras pocas. En la Feria no se debe dar ni vender alcohol a menores y por supuesto la Policía esta actuando para intentar controlar este tema", ha recalcado.

Consulta aquí más noticias de Málaga.