El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha señalado que hasta que no tenga cifras de previsiones de ingresos y gastos para cuadrar un presupuesto "fiable" no va a hablar de impuestos, aunque ha avanzado que no subirlos sería "lo ideal" y, también, "la última opción" de su Gobierno.

El jefe del Ejecutivo ha respondido así a preguntas de los periodistas sobre la supresión del impuesto de sucesiones y donaciones tras una reunión con la Asociación Cántabra de Empresa Familiar (ACEFAM), colectivo que en anteriores ocasiones ha solicitado la retirada del mismo.

Así, aunque en el encuentro de hoy no han abordado cuestiones en materia fiscal, Revilla ha indicado que ni a él ni a su Gobierno (PRC-PSOE) les gusta "subir" tasas, pues los ciudadanos españoles ya están "sometidos a suficientes" impuestos "como para subirlos más".

No obstante, ha precisado que el consejero de Economía, Hacienda y Empleo, Juan José Sota está analizando las previsiones de ingresos y gastos para cuadrar un presupuesto "fiable", que no sea una "utopía", extremo que se conocerá en "próximos días" -el titular del departamento comparecerá en el Parlamento el 31 de agosto para explicar la situación económica de la región-.

Así, a partir de entonces, una vez se conozca la situación económica y financiera de la región y las previsiones en materia presupuestaria, "hablaremos de impuestos", ha apuntado el jefe del Ejecutivo, que ha insistido en que "lo ideal" es no subirlos y que esto "siempre es la última opción", pues la "mejor" forma de dinamizar la economía es que los ciudadanos tengan "capacidad de compra".

Revilla ha admitido de todos modos que este año "todavía" va a haber "algunas dificultades" para cuadrar un presupuesto de Cantabria "medianamente aceptable".

Por su parte, el nuevo presidente de ACEFAM, Manuel Huerta, ha opinado que ciudadanos y empresas ya están siendo "suficientemente atacados" por impuestos y subidas de los mismos, como el de sucesiones y donaciones.

Optimismo de la empresa familiar

Por otro lado, y en relación a la reunión con ACEFAM, Revilla ha afirmado que el cambio de Gobierno surgido de las elecciones del 24 de mayo garantiza la "estabilidad política" e institucional que "necesitan" y "valoran" los empresarios de la región.

En su opinión, las empresas necesitan "saber a qué atenerse" y, en Cantabria, la alternancia política habida tras los resultados de los últimos comicios autonómicos hace posible esa estabilidad.

El regionalista se lo ha trasladado así al nuevo presidente de ACEFAM, Manuel Huerta, que ha estado acompañado por su predecesora en el cargo, Mar Gómez Casuso. Esta reunión ha servido, en palabras de Revilla, para "plantear ideas y opiniones sobre la situación económica de la Comunidad Autónoma" y da continuidad a los encuentros de trabajo celebrados con anterioridad a las elecciones autonómicas.

El jefe del Ejecutivo ha destacado que los responsables de la empresa familiar le han trasladado "cierto optimismo" basado en un estudio de ámbito nacional que señala que un "número mayoritario" de empresarios piensan que la situación económica va a mejorar en 2015 y en los próximos años, en base a datos como volumen de ventas o empleo.

Además, se ha mostrado abierto a que ACEFAM plantee al Gobierno proyectos e iniciativas diversas para llevar a cabo aquellas que sean "razonables".

En este sentido, buena parte de la reunión ha estado centrada en la propuesta de que las empresas familiares de la región participen en una estrategia de educación que introduzca en las aulas la cultura del emprendimiento.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.