La Policía Nacional de Ibiza, en colaboración con la Comisaría General de la Policía Judicial de Madrid, ha detenido en la isla al 'Niño Sáez', acusado de un presunto robo con fuerza, cometido en 2014, de varias botellas de oxígeno líquido en el Hospital de Can Misses.

Según han informado en un comunicado, 'el Niño Sáez' es un delincuente con numerosos antecedentes policiales que comenzó su carrera como 'alunicero' en una banda que robaba coches de gran potencia para empotrarlos contra las lunas de comercios para poder robar también en ellos.

En 2014 tres hombres forzaron la puerta de un almacén del Hospital y sustrajeron una cantidad indeterminada de botellas de oxígeno. El servicio de seguridad intentó evitar el robo, pero no pudo impedir la huída de los ladrones. Además, durante la fuga resultó herido un vigilante de seguridad.

Se da la circunstancia de que el objeto del robo no tenía otro fin, según todos los indicios, que la perpetración de otros hechos delictivos posteriores, ya que las botellas pueden usarse como combustible para abrir cajas fuertes y armarios blindados. Estos métodos, junto a la manipulación de alarmas, precisan de un alto grado de especialización, tecnificación y profesionalidad por parte de bandas que posean un determinado grado de organización.

Este hecho, según fuentes policiales, convierte a los ahora detenidos en potenciales autores de algunos robos con fuerza llevados a cabo mediante los procedimientos descritos y que se registraron en la isla el pasado verano.

Con el paso de los años, según la Policía, el Niño Sáez se había reconvertido a 'butronero', otra actividad delictiva que precisa de una gran especialización. El delincuente, y otros miembros del grupo, han frecuentado Ibiza en los últimos veranos llevando un alto ritmo vida pese a que siempre han mantenido que venían de vacaciones.