Villa de Don Fadrique
Vista aérea del municipio toledano de Villa de Don Fadrique. VILLADONFADRIQUE.COM

Una mujer, Zaida P. T, de 37 años, ha sido detenida este miércoles tras matar a su hijo, un bebé de tres meses, degollado con un cuchillo de cocina en la capilla del cementerio de La Villa de Don Fadrique, una localidad de 4.000 habitantes al sureste de la provincia de Toledo.

Según ha confirmado la Policía Local, el suceso ha ocurrido este miércoles por la mañana. El servicio de emergencias 112 ha explicado que un vecino llamó diciendo que había una mujer "muy nerviosa" en las inmediaciones del cementerio. Entonces se avisó a la Guardia Civil y al médico.

La mujer se encontraba en tratamiento psiquiátrico Al llegar al lugar encontraron el cadáver de la criatura en el altar de la capilla del cementerio. Fuentes de la Guardia Civil han señalado que la mujer tiene problemas psiquiátricos y que ha acabado con la vida de su bebé -un varón- con un cuchillo de cocina. El Juzgado ha decretado secreto de sumario.

La mujer, vecina del pueblo, tiene una hija de tres años. Su marido se habría enterado a media mañana de los hechos, porque tenía un negocio de venta ambulante, ha informado el alcalde del municipio, Jaime Santos.

El alcalde ha admitido que conoce "bastante" a la mujer y le cuesta mucho imaginar por qué ha hecho esto. "Es una chica normal, y es cierto que pudo sufrir una depresión posparto", ha añadido aunque ha subrayado que nada hacía sospechar este trágico desenlace.

El concejal de Urbanismo de La Villa de Don Fadrique, Carlos Mendoza, ha relatado también lo ocurrido a los periodistas. Sobre las 8.00 horas la detenida ha ido "a casa de su madre a por sus hijos". A continuación, ha conducido su furgoneta hasta el cementerio, a un kilómetro de la localidad, y ha degollado al bebé en el altar de la capilla. "La ha visto el empleado municipal, quien ha avisado a los encargados y a la Guardia Civil". Una vez cometido el crimen, "ella se estaba dando golpes por todos los sitios, se autolesionaba y cuando ha llegado la Guardia Civil ha habido una persecución", ha continuado el concejal. La madre ha huido hasta llegar a la iglesia, que se encontraba abierta porque "estaba el párroco de rezo y se ha metido diciendo que tenía el demonio dentro".

Estaba el párroco de rezo y se ha metido diciendo que tenía el demonio dentro

"Han venido patrullas de la Guardia Civil de todos sitios y la han detenido", ha explicado Mendoza, quien ha dicho que la mujer "estaba haciendo mucha fuerza" porque "es corpulenta, muy grande y entre los dos guardia civiles no podían". El concejal ha explicado que la detenida "estaba en tratamiento psicológico y ha estado ingresada hace pocos días en el hospital" y ha apuntado que "en los últimos tiempos asistía mucho a misa".

La mujer ha sido trasladada al Hospital 'Mancha Centro' de Alcázar de San Juan (Ciudad Real). El consistorio de La Villa de Don Fadrique ha decretado un día de luto por los hechos ocurridos, y las banderas del Ayuntamiento ondean a media asta.

La abuela: "Desde que nació el chico no era ella"

La abuela del bebé y madre de Zaida ha dicho este miércoles a los periodistas que no reconocía a su hija en los últimos meses y ha destacado que después del crimen, al preguntarle por qué lo había cometido, está le ha respondido que "tenía que salvar el mundo".

"Debía tener mucho mal en la cabeza", ha asegurado. Además, ha comentado de Zaida que "desde que nació el chico, no era ella". En este sentido, ha señalado que desde hace dos semanas, la mujer estaba "muy mal". Por ello, ha explicado que hace siete días estuvo ingresada "en el psiquiátrico preventivo de Alcázar de San Juan", aunque le dieron el alta tras no diagnosticarle "nada".

La abuela ha confirmado que "estaba tomando la medicación". Sobre lo ocurrido esta mañana, ha relatado que su hija ha ido a su casa a las siete de la mañana para llevarse a sus hijos, algo que ella intentó impedir sin éxito. "Le he dicho que no estaba en condiciones de llevarse a los niños, pero ha cogido, ha subido, me ha empujado y me ha tirado por las escaleras", ha declarado con lágrimas en los ojos.

Como ha subrayado, tras llevarse a los niños ha decidido llamar a su otro hijo y hermano de Zaida, "para ir detrás de ella a buscarla". "Nos han dicho que estaba en el cementerio (...), pero al no ver la furgoneta no hemos parado", ha insistido. Tras ello, como ha comentado, se han ido a la iglesia, pero ha recordado "ya había matado al bebé".

Consulta aquí más noticias de Toledo.