El abandono de animales por parte de sus dueños aumenta en los meses de verano y con ello la actividad de las asociaciones protectoras y de voluntarios encargados de acoger y buscarles un nuevo domicilio.

Una voluntaria el Pro-Refugio Canino, RECAL, de Almendralejo, Tony González, ha señalado en declaraciones a Europa Press Televisión que "el verano es la época en la que más animales se recogen" y que "las protectoras están ahora mismo a tope".

Esta asociación, el ayuntamiento y la Policía Local de Almendralejo llevan a cabo una labor de recogida y de cuidado para estos animales en el municipio pacense. González asegura que "el verano es la época en la que más animales se recogen" y ha añadido que los que entran es porque las familias se van de vacaciones y lo primero que "les estorba es el perrito y lo sueltan".

Según ha comentado González, los canes que "viven en la calle", con el calor, vienen "totalmente deshidratados", sin comer y "en muy malas condiciones", así como llenos de "garrapatas y pulgas".

Por otro lado, la voluntaria ha explicado que la "mayoría" de los perros que entregan las familias a la perrera, son animales que se han criado en casa y en el momento en el que entran en la perrera "los destrozan, porque son perritos de casa y ésta es la selva".

En esta línea, ha comentado que la perrera prioriza a "los animales que están abandonados en la calle" y no es para mantener al perro que "al dueño le estorbe", ya que ha explicado que a la hora de abandonar un animal, "hay que darle muchas vueltas a la cabeza, ya que la perrera no es una residencia" y en este lugar "hay muertes, ataques y muchas penas".

La voluntaria ha indicado que para poder desempeñar la labor de protección de estos animales, la perrera RECAL, "hace recogida de tapones", así como otro tipo de actividades como "mercadillos, rifas o tómbolas". "Los socios y los donativos", ha asegurado González, que también son una fuente de ingresos. Pero según ha añadido la voluntaria, "con las adopciones es más el gasto que lo que se recoge".

Casos de maltrato animal con final feliz

El subinspector de la Policía Local de Almendralejo, Fermín Núñez, ha explicado en declaraciones a Europa Press Televisión, que recientemente entregaron a la perrera a Chimo, un perro que encontraron en un domicilio que se encontraba en un estado "lamentable", ya que "prácticamente no se mantenía ni en pie".

La voluntaria de RECAL ha comentado que cuando vieron a Chimo, pesaba dos kilos y medio, cuando el peso normal para su raza suele estar en unos ocho kilos. Ha asegurado que "no daban mucha esperanza por él". Pero finalmente, "gracias a Dios" Chimo ha salido adelante, según ha informado González.

Otro caso de maltrato es el de Luz, una perra que estaba abandonada en la calle y "como aburrida de la vida", según ha explicado la voluntaria de RECAL. González cree que, o bien Luz fue "maltratada" en casa antes de ser abandonada o, lo fue en la propia calle, ya que "los niños a veces son muy crueles y asustan a los perros, les tiran piedras y les hacen barbaridades", según ha dicho.

Pero en este caso, Luz también ha tenido mucha suerte ya que ha encontrado una familia que se quiere encargar de sus cuidados. La nueva mamá adoptiva de Luz, Concha Lázaro, ha valorado positivamente la labor de RECAL, ya que "están ayudando desinteresadamente a todos los animales que pueden", ha dicho.

Labor policía local y ayuntamiento de almendralejo

El subinspector de la Policía Local de Almendralejo, Fermín Núñez, ha asegurado que "han recibido muchos avisos de abandono dentro del casco urbano" de la localidad y que el funcionario del ayuntamiento encargado de llevar a los animales a la perrera, se ha encargado de los casos.

Núñez ha explicado que "si el animal está en buenas condiciones lo llevan a la perrera municipal" y, a través del chip de identificación, "localizan al dueño y lo denuncian por el hecho del abandono". Además, si el animal ha cometido "algún tipo de infracción que pueda ocasionar algún accidente, repercute sobre el dueño, que es el propietario y sería el responsable de la custodia del animal".

El subinspector de la policía local ha lamentado que "prácticamente el maltratador se va de rositas", ya que si para cualquier circunstancias para las personas, necesitan muchas pruebas, en el caso de los animales "que no tienen defensa, que no hablan y que no pueden decir lo que le han hecho", dificulta "demostrar que su propietario ha causado los daños que le puede causar esa muerte".

En esta línea, Núñez ha comentado que "muchas veces", los jueces están "con las manos atadas porque no existen las pruebas suficientes para demostrar el hecho delictivo que recogen las leyes".

El funcionario y encargado de recoger a los animales del Ayuntamiento de Almendralejo, Bernardo García, ha asegurado que él se encuentra muchos animales abandonados también en "la época en la que termina la caza", ya que ha asegurado que "los perros ya nos les valen" a los dueños cuando esta etapa finaliza.

También ha asegurado que recoge otros tipos de animales como gatos, erizos, palomas o pájaros, entre otros.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.