Nagasaki recuerda a sus víctimas: "Trabajaremos por un mundo libre de armas atómicas"

  • Este domingo se han cumplido 70 años del bombardeo de EE UU en la ciudad japonesa, que puso fin a la II Guerra Mundial.
  • El alcalde de Nagasaki criticó en su discurso al Ejecutivo central por la reinterpretación de un artículo pacifista de la Constitución nipona.
  • Dicho artículo permitirá por primera vez en 68 años que su Ejército opere en el extranjero y defienda a aliados en caso de ataque.
  • El primer ministro, Shinzo Abe, aseguró por su parte que Japón no producirá, utilizará ni transportará armas nucleares.
Cientos de personas, congregadas junto a una estatua que recuerda la bomba atómica sobre Nagasaki, en una ceremonia que ha tenido lugar en el Parque de la Paz de la ciudad japonesa.
Cientos de personas, congregadas junto a una estatua que recuerda la bomba atómica sobre Nagasaki, en una ceremonia que ha tenido lugar en el Parque de la Paz de la ciudad japonesa.
EFE

La ciudad japonesa de Nagasaki conmemoró este domingo el 70 aniversario del ataque nuclear en un acto donde las autoridades locales defendieron el carácter pacifista de la Constitución japonesa ante la reforma militar que promueve el Gobierno.

La tragedia fue recordada en una ceremonia en el Parque de la Paz de la ciudad, en el que participaron representantes de los Ejecutivos central y local, delegaciones de 76 países y 'hibakusha', nombre que reciben en Japón los supervivientes de los bombardeos nucleares lanzados por Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial.

La ceremonia comenzó a las 11.02 hora local (4.02 hora peninsular española), la hora exacta en que la bomba 'Fat man' estalló sobre la ciudad, con un minuto de silencio marcado por los tradicionales tañidos de la llamada Campana de la Paz, en honor de las víctimas.

A continuación, el alcalde de Nagasaki, Tomihisa Taue, pronunció un discurso en el que pidió al Ejecutivo central que lidere los esfuerzos con la comunidad internacional para poner fin la proliferación nuclear, y criticó la reinterpretación de la Carta Magna impulsada por el primer ministro, Shinzo Abe.

"Mucha gente se pregunta si el principio pacifista de Japón, que nos impide involucrarnos en ninguna guerra, está siendo erosionado por esta iniciativa", afirmó el alcalde en alusión al Artículo 9 de la Constitución japonesa.

"Nunca debemos abandonar este principio, sobre el que se ha construido la prosperidad del Japón actual. No podemos olvidar los recuerdos trágicos que nos dejó la guerra", dijo Taue en su "Declaración por la Paz".

Abe y su Gobierno se enfrentan a las críticas de la oposición y a un creciente rechazo de la población por su reinterpretación de este artículo pacifista de la Carta Magna, que permitirá por primera vez en 68 años que sus Fuerzas de Auto Defensa (Ejército) operen en el extranjero y defiendan a aliados en caso de ataque.

Respeto a los principios antinucleares

Por su parte, el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, prometió este domingo durante la ceremonia que su país "seguirá adhiriéndose" a los principios de no producir, utilizar ni transportar armas nucleares.

"Como único país del mundo que ha experimentado los horrores de un ataque nuclear, lideraremos los esfuerzos para conseguir un mundo libre de armasatómicas", afirmó el primer ministro nipón durante su discurso en el acto.

Japón "seguirá adhiriéndose a los principios de no producir ni poseer armamento atómico y de no permitir la entrada de estos artefactos en el país", dijo Abe, quien quiso despejar así las dudas sobre la posibilidad de que su Ejército pueda transportar armas nucleares en operaciones de apoyo a aliados tras su reforma militar.

Bombas de Hiroshima y Nagasaki

EE UU lanzó el primer ataque nuclear de la historia sobre la ciudad de Hiroshima el 6 de agosto de 1945 y tres días después lanzó una segunda bomba atómica sobre Nagasaki, lo que condujo a la capitulación de Japón el 15 de agosto y puso fin a la II Guerra Mundial.

El artefacto, lanzado sobre el valle que concentraba en el norte de la ciudad portuaria gran parte de su tejido industrial, terminó al instante con la vida de unos 74.000 ciudadanos e hizo que miles más murieran en los años siguientes a causa de la radiación.

Los ataques atómicos sobre las dos ciudades japonesas han sido los únicos que se han llevado a cabo hasta la actualidad.

En marzo pasado, el número total de 'hibakusha' que quedaban en Japón o residiendo en otros países ascendía a 183.519, prácticamente la mitad de los 372.264 que había en 1980, y su edad media superaba por primera vez los 80 años.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento