Familiares y allegados de la familia palestina rezan por el cuerpo de Saad Dawabsha durante su funeral.
Familiares y allegados de la familia palestina rezan por el cuerpo de Saad Dawabsha durante su funeral. EFE

Saed Dawawsha, padre del bebé palestino fallecido en su casa la semana pasada a causa de un incendio provocado por colonos extremistas judíos, ha perecido este sábado en consecuencia de la gravedad de sus heridas.

Dawabsha, de 32 años, tenía quemaduras de segundo grado en el 80% de su cuerpo y estaba siendo atendido en el Centro Médico Soroka, en la ciudad israelí de Bersheva.

Su mujer, Rihan, de 27 años, sufre quemaduras de tercer grado en el 90% de su cuerpo y necesita respiración asistida; mientras que el otro hijo de cuatro años, Ahmed, tiene quemaduras de segundo grado en el 60% del cuerpo. Ambos están en el hospital Tel Hashomer de Tel Aviv en estado crítico.

La Policía israelí ha facilitado un número de teléfono de emergencias para dar posibles pistasEn el ataque sucedió en la madrugada del 31 de julio, cuando dos radicales colonos lanzaron contra la vivienda familiar un cóctel molotov, el cual provocó el incendio de la casa y mató al bebé Ali de 18 meses al instante.

Esto ha sido catalogado por las autoridades israelíes como "terrorismo judío".

Los radicales quemaron también una casa vecina que estaba vacía en ese momento e hicieron pintadas racistas en hebreo, además de dibujar la estrella de David en la fachada.  

El suceso ha conmocionado a la sociedad israelí, quienes se han concentrado en plazas de Tel Aviv, Jerusalén y Haifa para mostrar su rechazo a la violencia extremista judía.

Las autoridades israelíes condenaron el asesinato con dureza; mientras que las palestinas responsabilizaron directamente al gobierno de Benjamín Netanyahu por, a su entender, permitir durante años la impunidad de los ataques de colonos radicales contra la población palestina.

La comunidad internacional insta a Israel a encontrar a los culpables y hacer justicia.

Netanyahu (primer ministro de Israel), en un gesto muy poco común, llamó al presidente palestino, Mahmud Abás, para transmitirle sus condolencias y pedirle luchar juntos contra el terrorismo.

La Policía israelí ha puesto en funcionamiento un número de teléfono de emergencias para que la población en el territorio palestino ocupado de Cisjordania pueda llamar y proporcionar posibles pistas.

Por el momento, no se ha anunciado ninguna detención.