La Asociación Provincial de Empresarios Transportistas y Agencias de Málaga (Apetam) ha tachado de "inadecuada" la remodelación urbanística que se está llevando a cabo en el polígono industrial Villa Rosa de la capital, ya que desde que empezaron las obras, principalmente encaminadas a la construcción de nuevas naves, "se ha complicado la circulación en la zona y el acceso de los autobuses y minibuses a sus cocheras".

Ante esto, desde la asociación se espera que se llegue a una solución consensuada y se permita una adecuada circulación por parte de los usuarios de este polígono industrial, en el que hay instaladas sobre todo empresas de transporte.

Precisamente, con este objetivo Apetam ha trasladado al Ayuntamiento, a los responsables de la obra y a la Asociación de Polígonos Industriales la conveniencia de establecer una mesa de trabajo para abordar las necesidades de cada parte y llegar a un acuerdo, de modo que "todas las empresas puedan desempeñar sus tareas con normalidad".

Así lo ha expuesto el presidente de Apetam, Juan Sierra, quien ha indicado a Europa Press que "lo que venimos reclamando desde que empezaron las obras es que las empresas que ya están allí trabajen de manera conjunta con el Ayuntamiento y con los constructores para que la circulación no se convierta en un caos, tanto en el tráfico habitual como con los autobuses que tienen sus cocheras".

Ha precisado, asimismo, que el trazado de este polígono se realizó en 1997, pero no se ha ejecutado hasta ahora. "Desde entonces la normativa para el desarrollo urbanístico de nuevas áreas ha cambiado mucho", ha alertado, especificando que "una de las principales vías de la zona se está acotando a un espacio de 10 metros cuando la norma actual pide que sea de casi el doble".

Desde Apetam se insta a que, al menos, la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) respete el trazado actual de 14 metros y que, incluso, lo amplíe para que las empresas de transporte tengan total garantía de acceso y maniobrabilidad.

Según el representante de las empresas de transporte, respetando la normativa actual de ancho de vía, hay ámbito suficiente para las nuevas construcciones.

Hasta ahora la calle Ramón Hernández, una de las principales arterias de este polígono, disponía de un ancho de 14 metros y se ha pasado a uno de siete, lo que "imposibilita el acceso de los autobuses y camiones", ha manifestado.

"Este hecho provoca que las empresas de transporte, que son mayoría en este polígono, tengan que dejar los autocares fuera de los garajes a beneficio de la constructora, que es dueña de los terrenos en desarrollo", ha comentado el presidente de Apetam, quien, además, ha dicho no entender "cómo se permite desarrollar un espacio industrial en 2015 con las normativas de los años 90".

Sierra ha mostrado la preocupación del sector acerca de que si no se llega a una solución antes, "el problema se vea agravado aún más a la finalización de las obras con una notable falta de aparcamiento".

Consulta aquí más noticias de Málaga.