El concejal delegado de Modernización de la Administración, Calidad Urbana y Participación, José Guillén, ha anunciado que el Ayuntamiento "va a aumentar al máximo la exigencia con las empresas que ejecuten trabajos en la vía pública".

"El objetivo es que cuando cualquier empresa de servicios acometa una obra en las calles de Murcia, los trabajos realizados no supongan una alteración de este espacio, que deberá quedar mejor que en el estado en que se encontraba", ha explicado el concejal.

Y es que, según indica, "nos han llegado distintas sugerencias y peticiones de los vecinos solicitando esta medida, a través de los diferentes canales de comunicación que el Ayuntamiento tiene abiertos y que permiten una interacción diaria con ellos".

Guillén, quien ha subrayado que la modificación de la normativa "supone dar un paso más allá para garantizar el óptimo estado de las calles en todo el municipio".

De esta manera, añade, "no se autorizará la apertura de zanjas en la calle si el promotor de la obra no se compromete antes a dejar la vía tal y como estaba, y en perfectas condiciones", al tiempo que subraya que "no autorizaremos ese tipo de actuaciones si existe un perjuicio para los ciudadanos".

En concreto, la nueva Ordenanza de aplicación en las licencias y ejecución de zanjas y catas en espacios públicos municipales, impondrá condiciones más exigentes para estas empresas, garantizando la reposición, conservación y protección del interés públicos, y elevando las fianzas que permitan cubrir los desperfectos en las calles, en caso de producirse.

"El verano es una época del año en la que se intensifican los trabajos en la vía pública y nuestro objetivo es que, a la vuelta de las vacaciones, los murcianos encuentren su ciudad en perfecto estado", ha concluido el concejal.

Consulta aquí más noticias de Murcia.