La diputada socialista, Consuelo Cano, ha presentado una moción en la Asamblea Regional en la que solicita al Gobierno Regional que elabore una Orden para la creación de una tarjeta acreditativa del grado de discapacidad, en la que se regulen todos aquellos extremos que sean necesarios para su puesta en marcha y sea entregada a las personas que en la Región padezcan o superen el 33 por ciento o de discapacidad.

De este modo, dicho instrumento deberá ser puesto a disposición de todos los solicitantes sin coste alguno, según han informado fuentes socialistas en un comunicado.

Cano manifestó que todas las asociaciones "que tienen incidencia en la vida y el sentir de las personas con discapacidad han expresado en alguna ocasión la necesidad de contar con un instrumento que acredite el grado de su discapacidad, sin la necesidad de tener que portar y mostrar un documento con la pertinente resolución administrativa".

La diputada añadió que en la Región de Murcia se cuenta a tal efecto con un tarjetón de cartón "que no está a la altura ni cumple con las exigencias de lo que debe ser la identificación que se reclama".

Y es que, el soporte que se solicita es el de las actuales tarjetas de crédito, y dicha solución ya ha sido adoptada por otras administraciones como la Comunidad de Madrid, la de Asturias, Extremadura, la Generalitat Valenciana y Catalana o Aragón.

La diputada socialista agregó que el soporte que se plantea debería responder a dos funcionalidades diferentes, por un lado la de testimoniar el grado de discapacidad, sirviendo a la vez como medio de prueba de este reconocimiento, y por otro, facilitar el acceso a determinadas ventajas y beneficios que mejoren la calidad de vida de estas personas. La tarjeta acreditativa ha de ser un documento público, personal e intransferible.

Esta tarjeta debería derivar su legitimidad en el marco de la Ley 3/2003 de 10 de abril de Servicios Sociales, así como de la Declaración de las Naciones Unidas para los Derechos de las Personas con discapacidad.

En opinión de Cano, para su diseño debería contarse con las asociaciones interesadas del sector a fin de que, a modo de ejemplo, contenga la indicación precisa para su reconocimiento táctil por personas con discapacidad visual. El colectivo al que va destinada la medida que se propone supera las 170.000 personas.

Consulta aquí más noticias de Murcia.