Ya se han casado 3.340 parejas gay, pero sólo 133 han adoptado
Sonia Berenguer y Nuria González.
Este domingo 1 de julio la comunidad gay española está de aniversario. La ley que permite el matrimonio homosexual cumple dos años (aunque entró en vigor dos días después, un 3 de julio). En este tiempo, 3.340 parejas gay han decidido formalizar su relación, según datos del Ministerio de Justicia.

Esto supone que cada día se han celebrado casi cinco de estas uniones, cuando la ratio de bodas heterosexuales es de 621 diarias. Desde Justicia, no obstante, recuerdan que este dato es el oficial, pero no el real, ya que el Ministerio sólo obtiene información de los 356 registros civiles que están informatizados.

No hay datos de los 76 registros y los 7.000 juzgados de paz que no lo están. «Tampoco obtenemos información del País Vasco, donde las competencias están transferidas, por lo que calculamos que la cifra real es el triple, unas 10.000 bodas», explican.

Más bodas de hombres

A la hora del ‘sí, quiero’, ellos han sido más decididos. De las 3.340 bodas, en 2.375 (el 71%) los novios eran hombres. Una estadística que  califica como «lógica» Antonio Poveda, presidente de la  Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (Felgt).

«Las lesbianas sufren una doble discriminación, por su condición sexual y por ser mujeres. Es normal que pocas parejas femeninas hayan decidido casarse, cuando primero tienen salir del armario. No olvidemos que la mayoría de los famosos que hacen pública su homosexualidad son hombres.

Aunque la ley también permite la adopción, aún son pocas las parejas homosexuales que han decidido a ello. Sólo lo han hecho 133 (el 4% del total), según los datos oficiales, y la gran mayoría han sido mujeres. «Una cifra que va aumentar gracias a la Ley de Identidad de Género», señala Poveda.

Los apellidos

Esta ley fue aprobada el 1 de marzo y permite a las parejas de lesbianas que hayan decidido tener un hijo por inseminación artificial que la madre no biológica tenga la filiación automática del niño sin tener que pasar por el trámite de adopción. Para Montse Lapastora, psicóloga clínica y especialista en adopciones internacionales, las parejas gay tienen trabas para adoptar en casi todos los países del mundo, por lo que es lógico que las parejas de hombres no lo intenten y que las mujeres prefieran la inseminación.

Pregón del Euro-Pride. La cantante Marta Sánchez y el actor Pablo Puyol fueron anoche los encargados de pronunciar el pregón del Euro-Pride en Madrid, la conmemoración europea del día del orgullo gay. Se celebrará durante el fin de semana y se espera que lleve a la capital a 2,5 millones de personas.

Madrid, líder de uniones

Aunque Madrid es la tercera comunidad más poblada de España (detrás de Andalucía y Cataluña), encabeza el ranking de enlaces homosexuales: concretamente, 1.060 (800 entre hombres y 260 entre mujeres). El segundo puesto lo ocupa Cataluña (871 bodas), seguida de Andalucía (399) y Comunidad Valenciana (263). Después, Baleares (116), Asturias (101), Castilla y León (89), Aragón (86), Canarias (83), Murcia (61), Castilla-La Mancha (56), Extremadura (54), Galicia (31); Cantabria (28), Navarra (25) y La Rioja (13). Cierran la lista las dos ciudades autónomas: Ceuta, con tres matrimonios (uno entre hombres y dos entre mujeres), y Melilla, con un enlace entre dos hombres.

Testimonia, que algo queda

Sonia Berenguer y Nuria González. 31 y 29 años.  

«Queríamos ser mamás hace tiempo»

«Nuria y yo nos conocimos hace once años, cuando trabajábamos en el mismo bar. Nos enamoramos y cuando nos quisimos dar cuenta estábamos compartiendo piso. Tras nueve años de relación, a  mí se me despertó el instinto maternal, pero Nuria no estaba muy de acuerdo con la idea de ser mamás, porque le preocupaban las injusticias que podría sufrir el niño. Con el tiempo, ella empezó a ilusionarse y, después de ver las diferentes opciones, decidimos que yo me inseminara. Tras dos desilusiones, a la tercera Nuria y yo nos abrazábamos porque ‘estábamos embarazadas’. Desde ese momento, le comentamos a la familia nuestra unión y sentimos su gran apoyo. Nos queríamos casar, pero Alba nació primero. Nuria intento darle sus apellidos, pero no la dejaron; su única opción era adoptarla. Nos casamos diez días después de su nacimiento y, tras un año de espera y muchos trámites, el pasado 1 de noviembre de 2006 Alba paso a ser Berenguer González».

Diferentes puntos de vista

Montse la Pastora. psicóloga clínica

«A la hora de adoptar hay que valorar a la persona, no su condición sexual»

«Hay pocos estudios que hagan un análisis de los pros y los contras de que niños sean adoptados por parejas homosexuales. Algunos dicen que los chavales forman un carácter más tolerante y otros que pueden desarrollar una cierta curiosidad en su madurez por probar relaciones homosexuales. Lo que está claro es que tener como padres una pareja homosexual no destroza ninguna familia. Yo trabajo con adopciones internacionales y lo que se valora es a la persona que quiere ser padre, su carácter, su educación, su nivel económico... en ningún modo su condición sexual».

Eduardo Hertfelder. pdte. inst. pol. familiar

«Estas adopciones van en contra de los derechos del niño»

«La adopción por parte de uniones homosexuales antepone el supuesto derecho de unas personas a tener un hijo al derecho reconocido y legislado de tener un padre       y una madre. Este derecho se encuentra recogido en la Convención sobre los Derechos del Niño de la ONU (artículo 3) o en la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (artículo 24). Al hecho de no poder estar con sus padres biológicos se une el de no poder recibir el afecto y el cuidado de un padre y una madre con las consecuencias positivas, psicológicas y sociales, de esta complementariedad».