Jefe de Inteligencia afirma que dos de los "mayores problemas" fronterizos son el yihadismo y las maras latinas

En muchos casos las víctimas de explotación sexual sufren el síndrome de Estocolmo y "quieren más a sus explotadores que a sus salvadores"
José Nieto Barroso en la UIMP
José Nieto Barroso en la UIMP
EUROPA PRESS

El jefe del Centro de Inteligencia y Análisis de Riesgo de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras, José Nieto Barroso, ha afirmado que dos de los "mayores problemas" fronterizos que tiene España actualmente y que "más preocupan" son el yihadismo del Estado Islámico y las maras o pandillas de delincuentes latinoamericanos de países como Honduras, Nicaragua, Costa Rica o El Salvador.

Así ha contestado en su charla en el seminario 'La trata de seres humanos: prevención, protección y persecución', que se celebra esta semana en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander, sobre si la Policía española está detectando un mayor tráfico de adolescentes brasileñas y ya no mujeres adultas hacia España.

De esta forma, ha reivindicado que la Policía española "tiene que adelantar su línea de defensa en la frontera con Níger o Argelia, no solo en Marruecos", pero ha añadido que "si aprietas ahí van a ir a Turquía para entrar por Grecia y también por el norte de Europa". "Es complicado cubrir todos los flancos", ha advertido.

Igualmente, ha asegurado que Sudamérica "se está quedando pequeña" para estos grupos, que "entre un 90% y un 95% están tendiendo a ir a Estados Unidos o Europa", al tiempo que ha indicado que en estos países citados de donde proceden las maras "no hay tribus urbanas, son prácticamente los dueños de las calles".

Asimismo, ha comentado que como los aeropuertos españoles son "seguros", estas maras usan "principalmente" el aeropuerto parisino Charles De Gaulle, por lo que el Ministerio del Interior hace uso de sus colaboraciones bilaterales con Francia para que los agentes españoles vayan a País "para ver e informar de todo lo que pueda estar ocurriendo".

Cuestionado igualmente sobre el presupuesto que tiene la Agencia Europea de Vigilancia de Fronteras (FRONTEX), ha lamentado que "todos vivimos el dramatismo que se vive en Ceuta y Melilla" con los inmigrantes intentando saltar la valla o cruzar a nado o en patera, al tiempo que ha incidido en que hay "entre 3.000 y 4.000 personas" esperando.

Pero ha comparado esta cifra como "cómo será el problema" con los 1,5 millones de libios que pueden llegar al continente europeo. "De tanto verlo, se nos pone la piel gorda", ha incidido Nieto, para quien el "problema" no es tener más o menos dinero, sino "cómo parar" los flujos migratorios", lo que, en su opinión, se está comprobando con la situación en el paso del eurotúnel entre Calais (Francia) y el Reino Unido.

"nadie se cree que hay esclavos" en el siglo xxi

Nieto, que ha especificado que la delincuencia organizada es aquella basada en grupos de "dos o más personas", también ha asegurado que combatir el delito de la trata de seres humanos con fines de explotación sexual es "complicado" porque "estás luchando contra voluntades y declaraciones de personas" que, dice, en muchos casos sufren el síndrome de Estocolmo y "quieren más a sus explotadores que a sus salvadores".

Por ello, ha defendido que "en primer lugar, tenemos que creer en nuestro trabajo para que la gente que venga a combatir la trata sepa que estamos en el siglo XX y todavía hay gente que es esclava". "Nadie se cree que hay esclavos, nadie se lo cree hasta que en Murcia hubo una operación fenomenal en la que se desarticuló una red en la que había menores de edad españolas", ha destacado.

En este sentido, ha alertado de que las víctimas "ya no son rumanas ni ecuatorianas, las nuestras (en referencia a las españolas) también pueden ser objeto de trata o de explotación sexual". "Por operaciones como ésta, la gente se lo empieza a tomar en serio", ha subrayado Nieto.

El jefe de Inteligencia, para quien la inclusión del delito de trata en el Código Penal en 2010 ha ayudado "de forma feroz" a combatir estas actividades criminales, también ha destacado que "lo que más nos dolía a los que trabajamos en la calle es que el público general no ve el delito".

Asimismo, ha hecho referencia a los anuncios clasificados de los medios de comunicación, que son "una fuente de información bastante buena para la Policía" porque ha permitido detectar, por ejemplo, explotación sexual de mujeres chinas que "viven en casa permanentemente a disposición del cliente" y que antes era "muy difícil" de combatir porque "sólo se anunciaban" en periódicos dirigidos a la población china en España.

Finalmente, ha puesto de relieve que España recibe mujeres víctimas de trata con fines de explotación sexual de "todos los países de todos los continentes", la necesidad de elaborar "un buen atestado porque a los jueces hay que darles las cosas muy mascadas" y la importancia de la concienciación ciudadana. "Si supiéramos realmente lo que hay detrás de la experiencia de todas las mujeres y algún hombre en los clubes de alterne, nos callaríamos la boca", ha concluido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento