Baleares se reforzará con 32 inspectores de trabajo para luchar contra la explotación laboral

Baleares se reforzará, a partir del 17 de agosto y durante seis semanas, con un total de 32 inspectores de trabajo que se desplazarán desde la Península para luchar contra la explotación laboral y velar por el cumplimiento de las condiciones en que se encuentran los empleados de los distintos sectores empresariales de las islas. Todos ellos se sumarán a los 48 profesionales con los que ya cuenta la Comunidad Autónoma.
Francina Armengol y Iago Negueruela
Francina Armengol y Iago Negueruela
EUROPA PRESS

Baleares se reforzará, a partir del 17 de agosto y durante seis semanas, con un total de 32 inspectores de trabajo que se desplazarán desde la Península para luchar contra la explotación laboral y velar por el cumplimiento de las condiciones en que se encuentran los empleados de los distintos sectores empresariales de las islas. Todos ellos se sumarán a los 48 profesionales con los que ya cuenta la Comunidad Autónoma.

Así lo han anunciado este miércoles la presidenta del Govern, Francina Armengol, y el conseller de Trabajo, Industria y Comercio, Iago Negueruela, quienes han presentado un Plan de Lucha que contempla más de 1.300 actuaciones de control dirigidas a combatir la precariedad laboral y mejorar la ocupación laboral a nivel multisectorial.

En lo que al presupuesto de la medida se refiere, el Ejecutivo autonómico invertirá 200.000 euros para cubrir los costes de los desplazamientos y traslados de los nuevos inspectores, mientras que el Estado asumirá los salarios de éstos.

Durante el acto, Armengol ha destacado que se realizará así una "fuerte campaña de inspección" que permita que los trabajadores ejerzan su labor en condiciones "dignas" y combatir la competencia desleal por parte de las empresas. "Es la primera Comunidad Autónoma que hace esto. Es una forma de hacer política muy comprometida en una temporada clave para una región donde predomina el sector servicios", ha subrayado.

Por su parte, Negueruela ha manifestado que para detectar las empresas incumplidoras de la normativa se cruzarán distintas bases de datos, mientras que las sanciones serán las contempladas en la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social, que prevé multas de entre 626 y 1.250 euros para las infracciones graves, y de 6.251 a 187.515 euros para las muy graves.

Según ha apuntado el conseller, tras las seis semanas de campaña se seguirán impulsando otras medidas con el mismo objetivo.

Negueruela ha recalcado que la campaña pretende dar respuesta a la situación de necesidad y precariedad de los trabajadores de Baleares, dado que en los últimos cuatro años un 70 por ciento de los nuevos contratos registrados han sido a tiempo parcial, mientras que este año nueve de cada diez son de carácter temporal.

Reacción de los agentes sociales

Tras la presentación de la iniciativa, la presidenta de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares (CAEB), Carmen Planas, ha felicitado al Govern por la puesta en marcha de la campaña. "Es muy importante defender a los trabajadores, esperemos que las inspecciones resulten positivas", ha incidido.

Por su parte, la secretaria general de Pime en Baleares, Mari Àngels Marí, ha aplaudido también este Plan puesto que en las islas, al contar con una economía estacional, "muchas empresas contratan con intrusismo y competencia desleal". No obstante, ha confiado en que para próximas temporadas estivales la campaña se ponga en marcha en junio o julio.

Finalmente, la secretaria general de CCOO en Baleares, Katiana Vicens, ha subrayado que "es la primera vez que el Govern pone el acento en las personas y no en los números". "La gente no trabaja sin contrato por que ella quiera, sino porque no se le ofrece. Esperemos que el efecto disuasorio de la campaña sea suficiente y no sea necesario alargarla", ha remachado. Su homólogo en UGT, Alejandro Texias, ha considerado también "muy positiva" la medida.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento