El Ayuntamiento de Málaga recibe a 24 niños bielorrusos afectados por el desastre nuclear de Chernobyl

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ha dado la bienvenida a un grupo de 24 niños bielorrusos afectados por el desastre nuclear de Chernobyl, que han viajado a la provincia malagueña para pasar los meses de verano acogidos por familias de diferentes localidades.

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ha dado la bienvenida a un grupo de 24 niños bielorrusos afectados por el desastre nuclear de Chernobyl, que han viajado a la provincia malagueña para pasar los meses de verano acogidos por familias de diferentes localidades.

La asociación 'La sonrisa de un niño', en colaboración con la fundación benéfica 'Medicinas y Chernobyl', hace posible que estos menores puedan estar durante el verano en Málaga alejados de las condiciones de vida que tienen en su país.

Estos niños bielorrusos proceden de la región de Rechissa y Gomel, situada en el sur de la República de Belarús. Esta es la zona más contaminada del país, ya que se encuentra en un radio de 50 a 80 kilómetros entorno a Chernobyl.

La explosión del reactor número cuatro de la central nuclear de Chernobyl, ocurrida el 26 de abril de 1986, sumió a la población cercana en unas condiciones sociales, ambientales y sanitarias muy graves. Se estima que sus consecuencias son 200 veces más graves que las originadas por las bombas atómicas lanzadas en Hirosima y Nagasaki.

Durante su estancia en Málaga, estos menores, que aún hoy en día siguen siendo víctimas de las radiaciones, evitan vivir durante un par de meses en un hábitat contaminado. Tras una estancia de 50 ó 60 días, regresan a su país con unos niveles de radionucleidos más bajos en su organismo.

Desde que nacieron estos menores, unos 600.000, reciben una cantidad de radioactividad muy por encima de lo que sus cuerpos pueden resistir. Tanto científicos de diferentes países como las experiencias recogidas por organizaciones concluyen que se han observado mejoras en el estado físico y anímico tras las salidas periódicas de descontaminación a otros países.

De la Torre ha agradecido este martes en la capital a "las familias hospitalarias" que acogen cada año a los niños bielorrusos. Ha hecho hincapié en que a estos menores "les viene muy bien ese cambio de aires y el refuerzo de la salud".

El regidor ha recordado que la reacción de España y de otros países a la tragedia de Chernobyl "fue estupenda y extraordinaria para dar respuesta a un problema de carácter social y humanitario" y ha destacado que con proyectos como el de esta asociación malagueña se puede "ofrecer un marco de vida saludable y una alimentación garantizada el máximo tiempo posible" a estos niños.

Ha deseado que "sean muy felices los niños que vienen año tras año" hasta que cumplen los 17 años. "Algunos habrán estado siete u ocho años en total y se hacen casi ciudadanos de Málaga y es gracias al cariño de las familias que los acogen", ha añadido.

La presidenta de la asociación 'La sonrisa de un niño', Estebina Martos, ha agradecido la bienvenida del Ayuntamiento de Málaga a los niños que con ilusión llegan a Málaga y ha recalcado que este año una clínica dental y otra oftalmología se han ofrecido a atender a los pequeños. "Se irán con una sonrisa estupenda y una visión maravillosa", ha concluido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento