La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha pedido 464,5 años para los 30 presuntos terroristas islamistas detenidos en su mayoría en octubre de 2004 en la "operación Nova" y que planearon un atentado suicida contra la sede de este tribunal, para el que iban a utilizar un camión cargado con media tonelada de explosivos.

Tenían pensado estrellar un camión bomba contra la Audiencia Nacional

De acuerdo con el escrito de conclusiones provisionales del fiscal Pedro Rubira, este grupo estaba adscrito al pensamiento del "Salafismo Jihadista" conectado con la red de Al Qaeda y le imputa a sus miembros, entre otros delitos, el de conspiración para cometer atentado y pertenencia a banda armada.

Procesados por el juez Fernando Grande-Marlaska el 21 de marzo de 2006 , los 30 imputados están acusados de preparar también ataques contra el Tribunal Supremo, la sede del PP en Génova, la estación ferroviaria de Príncipe Pío y el parque Tierno Galván, todos ellos objetivos localizados en Madrid.