La nadadora paralímpica aragonesa, Teresa Perales, ganadora de seis medallas en el mundial de natación de Glasgow 2015, ha manifestado que "no creo que Río sea mi última prueba", ciudad brasileña donde se celebrarán los Juegos Olímpicos en 2016. La deportista ha asegurado que deja "una puerta abierta" después de que "este mundial me haya ido bastante bien".

En rueda de prensa, tras regresar del mundial, ha agregado que "mientras el cuerpo aguante y la cabeza también por qué voy a decir hasta aquí hemos llegado". Además, "yo soy muy maña y me gusta echar por tierra algunas barreras", ha recalcado.

La deportista ha reconocido que hay quien le dice si no considera que ya es mayor para competir, a lo que ha respondido que aunque tiene 39 años y las rivales son más jóvenes, "no llegan a los 20 años", todavía "he conseguido subir al pódium".

No obstante, ha apuntado que nota su edad, "sobre todo, en los entrenamientos" y en que "no me recupero igual entre prueba y prueba". Ha añadido que ahora "no puedo hacer los 11 kilómetros que hacía nadando antes todos los días", a pesar de lo cual no se plantea decir "hasta aquí he llegado" porque "lo he hecho otras veces y al final he vuelto a ganar así que, esta vez, por si acaso, ya no digo que me retiro".

AGRADECIMIENTO

Teresa Perales ha querido agradecer el apoyo de todo su equipo y ha apuntado que ganar medallas "es una responsabilidad que asumo porque hay mucha gente que está metida en este lío", para subrayar que "en este proyecto no solo estoy yo, sino que estamos muchos y cada vez que subo al pódium soy la representante de un gran equipo".

Además, ha manifestado que si alguien como ella, que no tenía "ni idea de cómo nadar y solo pisaba el agua de la ducha y de la piscina cuando hacía pie" ha logrado ganar medallas, todos "somos capaces de todo".

La nadadora ha afirmado estar muy contenta "porque ha sido un año muy intenso, muy divertido", pero también ha reconocido que ha tenido que "hacer malabares para encajar el trabajo, las elecciones y el entrenamiento".

Teresa Perales ha asegurado que el próximo año va a tener que entrenar "una barbaridad", pero espera dar "muchas noticias y que sean todas positivas".

RIVALES

La deportista ha explicado, sobre sus rivales, que ha notado un crecimiento "espectacular" de la brasileña Joana María Da Silva, que "nunca había subido conmigo al pódium y esta vez me ha mordido el talón, o sea, me ha ganado".

Según ha expuesto, su contrincante le ganó "porque estuvo mucho mejor que yo" y ha confesado que no se sintió "derrotada", sino que se tiró mal a la piscina, "con el brazo izquierdo muy torcido, caí en plan saco de patatas" y le costó mucho coger la posición.

"Esto sirve como motivación, como acicate y para que esté muy atenta. Hay que hacerlo perfecto. Cuando te tiras al agua y estás en la competición no puedes tener ningún fallo", ha relatado Teresa Perales, para terminar indicando que ha aprendido a "llevar muy bien" la presión exterior.

En este punto, ha estimado que por el hecho de ganar medallas habitualmente se puede considerar que tiene la obligación de conseguir más "porque si no, no estás rindiendo bien o no estás haciendo lo que la gente espera".

Sin embargo, "al final me he dado cuenta de que lo mejor es pensar en lo que yo espero, que es ganar medallas, por lo que al final la presión me la pongo yo", ha declarado la nadadora paralímpica.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.