Rafael Hernando
Rafael Hernando, portavoz del PP en el Congreso. EFE

El PP ha llevado su propuesta de reforma electoral para los comicios municipales este miércoles al Congreso, con la idea de que gobierne la lista más votada y así evitar que los alcaldes se escojan en "los despachos", aunque previsiblemente no dé tiempo a aprobar dicha reforma antes de que se disuelvan las Cortes.

Rafael Hernando ha señalado que su partido ha reclamado la creación de una subcomisión dentro de la Comisión Constitucional para empezar a debatir cuanto antes esta reforma que ya ha rechazado el PSOE. El partido que encabeza Pedro Sánchez "no se va a poder negar o tendrá muy difícil explicar por qué lo hace y en ese caso los ciudadanos tomarán nota del engaño de los socialistas".

El PSOE no se va a poder negar o tendrá muy difícil explicar por qué lo hace

Según Hernando, la reforma trata de evitar "situaciones chocantes" como las sucedidas desde las pasadas elecciones locales, cuando mediante "pactos de despacho" se han alzado como alcaldes candidatos que habían obtenido porcentajes de votos muy pequeños como el 16% en el caso de Pamplona o el 19% en el de Las Palmas.

La propuesta del PP prevé una prima de concejales equivalente a la mayoría absoluta para el partido que obtuviera más del 35% de los votos y, al menos, una diferencia de cinco puntos a la siguiente candidatura. Esa misma prima la conseguiría la lista que haya conseguido al menos el 30% de los sufragios y una diferencia de diez puntos con el segundo más votado.

Cuando no se produzca ninguno de los anteriores supuestos, el PP propone una segunda vuelta entre las listas que hubieran obtenido más del 15% de los votos, quedando expresamente prohibidas las coaliciones o uniones de candidaturas.

En dicha segunda vuelta, si hay una candidatura con más del 40% de los votos o siete de diferencia con respecto a la segunda, se le adjudicaría la mitad más uno de concejales, y el resto se repartirían en función de los resultados de la primera vuelta. De no producirse esos supuestos, se repartirían los concejales según la primera vuelta —lo que llevaría a la búsqueda de pactos como se hace ahora—.

El portavoz popular ha insistido en que el momento de abrir este debate es "muy oportuno" y cumple además lo que pidieron los socialistas —que no se plantease una reforma hasta después de los comicios de mayo—. "Ha llegado la hora de hablar de este asunto", ha dicho.

Hernando ha señalado que en el tiempo en que esté activa la subcomisión se podrán conocer las posiciones de los grupos parlamentarios, que además van a tener que "definirse" cuando elaboren sus programas electorales de cara a los comicios generales. Y ha insistido en cualquier caso en que el PP quiere, con esta reforma, que se respete la voluntad popular por encima del "reparto del poder".

La intención de los populares es que el pleno del Congreso apruebe la creación de la subcomisión en la sesión extraordinaria que celebre en agosto o en la primera de septiembre, para empezar ya ese mes los trabajos de este órgano.