Atentado suicida en Suruç
Un médico pasa junto a varios cadáveres cubiertos con periódicos en Suruç, al sureste de Turquía, donde ha habido un atentado suicida. DDCICLE NEWS AGENCY / EFE

Al menos 30 personas murieron este lunes y unas 100 resultaron heridas en un atentado suicida con bomba en la ciudad de Suruç, en el sureste de Turquía y cercana a la frontera siria, confirmó el gobernador de la provincia de Sanliurfa, Izzettin Küçük, a la cadena NTV.

Suruç está muy cerca de Kobani, una ciudad siriokurda de Kobani castigada por la guerra El atentado iba dirigido contra un grupo de activistas turcos, en su mayoría jóvenes, que estaban reunidos en el jardín del Centro cultural Amara, donde la bomba estalló a las 09.50 GMT. Los activistas se preparaban para cruzar la frontera con el fin de prestar ayuda a la población de la ciudad siria de Kobani, muy castigada por la guerra en el país vecino.

El centro, sede de la Federación de Asociaciones de Juventudes Socialistas, coordinaba el viaje de los jóvenes y realizaba una campaña para ayudar a la reconstrucción de la ciudad, gravemente dañada tras el asedio del grupo yihadista Estado Islámico (EI) del invierno pasado.

El Gobierno atribuye al Estado Islámico el atentado

El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, apuntó al EI como autor del atentado en la ciudad  en la ciudad de Suruç, a 10 kilómetros de la frontera con Siria. 

Los primeros indicios apuntan a un atentado suicida y al Estado Islámico

"Los primeros indicios apuntan a un atentado suicida y al Estado Islámico", dijo el primer ministro en una alocución transmitida por la cadena NTV.

"El EI es una organización no sólo contraria al pueblo sirio sino que también supone un peligro para Turquía. Hay que tomar medidas contra ellos. Hago un llamamiento a quienes acusan a nuestro Gobierno de apoyar al EI: Turquía ha sido el primer país que ha advertido contra esta organización terrorista", afirmó Davutoglu.

Con estas palabras, el primer ministro respondía a un comunicado del pro kurdo Partido Democrático de los Pueblos (HDP) en el que acusa a "los dirigentes de Ankara" de dar "palmaditas en la espalda" al EI en su lucha contra las milicias kurdas de Siria.

"Aún no se conoce la identidad del autor del ataque. Acusar tan pronto al Gobierno y al AKP (el partido islamista en el poder desde 2002) es una gran irresponsabilidad", agregó el primer ministro en funciones.

El lugar del ataque, un nudo de comunicaciones

Unos 400 activistas iban a cruzar la frontera cargados de juguetes y productos de primera necesidad"El municipio de Suruç, en la provincia de Sanliurfa, ha sufrido un atentado terrorista (...) En los hospitales de la zona hay unos 100 heridos bajo tratamiento", informó el Ministerio de Interior en un comunicado, en el que expresó el temor de que el número de víctimas mortales pueda subir. Además de condenar el ataque, prometió detener cuanto antes a los responsables para llevarlos ante la justicia. 

Suruç es el principal punto de comunicación entre Turquía y la ciudad sirio-kurda de Kobani, a unos 10 kilómetros de distancia. "Esta mañana vinieron unas 400 personas para cruzar a Kobani", explicó a Hürriyet el vicealcalde de Suruç, Ismail Kaplan. Muchos de los activistas turcos, que habían llegado a la frontera desde varios puntos del país, llevaban juguetes o productos de primera necesidad para los habitantes de Kobani.

Un vídeo difundido por Hürriyet muestra un fuerte estallido en medio de una muchedumbre que sostiene una pancarta durante una declaración a la prensa en el jardín del centro atacado. La fuerza de la explosión hizo saltar los cristales de los edificios cercanos.

Atentado anterior

"Creo que (el atentado) es obra del Estado Islámico", dijo Kaplan, quien lo relacionó con otro ataque suicida que tuvo lugar este mismo lunes en Kobani. Al menos tres miembros de las fuerzas de seguridad kurdosirias murieron en ese ataque, informó a Efe el viceministro de Asuntos Exteriores del Gobierno autónomo kurdo de Siria, Idris Nuaman, que explicó que los yihadistas detonaron un coche bomba contra un puesto de control de las fuerzas del Interior.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos confirmó este ataque, aunque informó de que hubo dos muertos, que eran combatientes de las Unidades de Protección del Pueblo, las milicias kurdosirias.