Le plus grand ventriglisse au monde por adrenaline

600 metros de largo, un minuto y medio de descenso y velocidades de hasta 53 km/h. Son los números del tobogán acuático más largo del mundo, que se ha instalado en Nueva Zelanda.

La idea surge de Live More Awesome, una asociación sin ánimo de lucro que lucha contra la depresión y el estrés. Pusieron en marcha una iniciativa de mecenazgo popular o 'crowdfunding', recaudaron 100.000 dólares y se pusieron manos a la obra.

El tobogán está instalado en una zona al aire libre cerca de la capital, Auckland. Aprovecha la pendiente natural para que el descenso sea más atractivo.

La asociación ha publicado un vídeo de la experiencia.