La actriz Demi Moore ha emito un comunicado después de que el cadáver de un joven de 21 años fuera hallado en su piscina durante la madrugada del sábado al domingo. En el mismo, la intérprete confirma que no estaba en casa en el momento del siniestro y pide respeto para la familia del fallecido.

"Estoy en estado de shock. Estaba fuera de la ciudad de viaje para encontrarme con mis hijas y celebrar un cumpleaños cuando me llegó la devastadora noticia. La pérdida de un hijo es la peor tragedia posible y mi corazón está con la familia y con los amigos de la joven víctima. Pido el mayor respeto a su privacidad en estos momentos tan difíciles".

Este es el texto del comunicado que la actriz, de 52 años, ha trasladado a varios medios estadounidenses después de que el cadáver de un joven fuera hallado en la piscina de su casa de Beverly Hills la madrugada del pasado sábado.

La pérdida de un hijo es la peor tragedia posible

Según informan medios locales, el joven, que podría tratarse de un miembro del personal, no sabía nadar y fue hallado por los agentes a las 5:30 de la madrugada en la parte más profunda de la piscina tras recibir una llamada desde la casa, según publica AP.

El sargento del departamento de policía de Los Ángeles A. Bone ha explicado que Moore no estaba en la casa en el momento de la tragedia, "ni había en el lugar ningún miembro de la familia cercano a la estrella de Hollywood". El sargento ha puesto fin así a los rumores que señalan que los hijos de la actriz han llevado a cabo fiestas en la piscina a lo largo de las últimas semanas.