La Xunta y los cinco municipios de Ferrolterra afectados por la crisis del agua han acordado que técnicos de las diferentes administraciones y entidades con competencias colaboren para hacer seguimientos de la calidad del agua y adoptar medidas para que la situación no se vuelva a repetir.

Lo han acordado en una reunión en la que han participado los alcaldes de Mugardos, Ares, Fene, Narón y Ferrol, así como la delegada de la Xunta en A Coruña, Belén do Campo, quien les ha informado de los resultados de los análisis realizados el sábado por el Laboratorio de Saúde Pública de Galicia y por los que se levantó la recomendación de no consumir agua de grifo en todos los municipios afectados excepto Ferrol.

Según ha explicado la delegada, dado que los resultados de las analíticas realizadas en Mugardos, Ares, Fene y Narón arrojaron niveles de entre 54 y 87 microgramos por litro de trihalometanos, y siendo el máximo permitido de 100, quedó normalizado el suministro de agua.

También ha informado de que, en el caso del Ayuntamiento de Ferrol, los exámenes detectaron 136 microgramos por litro, por lo que es el único ayuntamiento en el que se mantiene la recomendación de no beber agua del grifo.

Críticas del alcalde de ferrol

Por su parte, en declaraciones a los medios tras participar en el encuentro, el alcalde de Ferrol, Jorge Suárez, ha considerado que "no es muy riguroso" que la Xunta solo "tome una muestra por ayuntamiento". "Garantiza mucho más la sanidad lo que hace la empresa mixta, que es tomarlas en 12 o 15 puntos de la ciudad".

Y es que, según ha explicado, los análisis realizados por Emafesa indicaban que el agua ya era potable en doce puntos distintos de la ciudad, mientras que los realizados por el Ejecutivo autonómico, en un solo punto, no.

"Parece ser que este gobierno no es del gusto del Partido Popular, porque estoy seguro que si esto llega a ocurrir hace dos meses, tendríamos la ciudad inundada de camiones repartiendo agua", ha apuntado.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.