El zoológico Jungle Park, situado en el sur de Tenerife, ha ampliado su familia con la llegada de dos nuevas parejas de lémur de cola anillada, que destacan por su llamativo pelaje en tonos grises, blancos y negros.

Se trata de una especie natural de Madagascar, de donde proceden la mayor parte de sus parientes, que está caracterizada por los colores de su cola, de la que recibe su nombre, teñida a franjas blancas y negras. Ésta, además, es la parte más larga de su cuerpo, que puede llegar a medir más de 50 cm.

Dentro de Jungle Park, donde llegaron tras una temporada en un zoológico madrileño, contarán con un espacio pensado especialmente para esta pequeña nueva familia, y es que suelen habitar en bosques cercanos a orillas de ríos, pero que cuenten con suficiente espacio abierto.

Además, su estructura social está muy fijada, dotando de protagonismo especial a las hembras, que dominan tanto en mando como en el momento de alimentarse, donde suelen tener prioridad.

Se trata de un animal muy especial debido al uso que hacen de sus señales vocales para comunicarse. Desde la unión del grupo, hasta la recolección de comida, pasando por la alerta ante posibles depredadores, esta especie genera sonidos que ayudan a coordinar a toda la familia, contando con una auténtica comunicación.

"La incorporación de estos cuatro ejemplares de lémures es una apuesta más por nuestro compromiso con la biodiversidad y la protección del medio ambiente", ha explicado Manuel Ramos, director comercial de Jungle Park.

Los visitantes podrán observar de primera mano sus juegos, ya que se trata de un grupo muy activo, a pesar de que gran parte del tiempo lo invierten en disfrutar del sol.