El voluntariado de Cruz Roja está haciendo el seguimiento telefónico semanal de cien personas mayores o dependientes en Navarra, para conocer su estado de salud y ofrecerles una serie de consejos básicos, al objeto de prevenir los efectos negativos que pueden tener por el incremento de las temperaturas del verano.

Estas llamadas se realizan desde los Centros de Contacto de Azagra, Cintruénigo, Pamplona y Tudela, dentro del programa de Proximidad Local.

Cada Centro de Contacto cuenta con agendas personales de las personas usuarias, una base de datos en la que se almacena información sobre quienes requieren una especial atención por su situación de riesgo, enfermedad o vulnerabilidad.

La iniciativa persigue, no solo proporcionar información sobre cómo afrontar las altas temperaturas evitando riesgos para la salud, sino también detectar posibles casos de malestar de personas por el calor y activar, en el caso de que sea necesario, a los servicios de emergencia y, por supuesto, aportar compañía.

Cruz Roja ha recordado, en un comunicado, que los problemas de salud asociados a las altas temperaturas pueden evitarse con medidas muy sencillas, como beber abundantes líquidos, refrescarse la cabeza, usar un abanico, vestir con ropas ligeras o evitar las comidas copiosas y pesadas.

El calor intenso puede tener una serie de efectos negativos sobre la salud, como debilidad, fatiga, dolor de cabeza, falta de apetito, insomnio o calambres, y son especialmente preocupantes para colectivos más vulnerables, como la infancia o las personas mayores. No en vano, un tanto por ciento importante de la accidentabilidad de las personas mayores se debe a mareos y lipotimias.

Consulta aquí más noticias de Navarra.