Damon Albarn
Damon Albarn, el cantante de la banda británica Blur, en un concierto. GTRES

Los éxitos universales de Blur han abarrotado este sábado el escenario principal del Festival Internacional de Benicàssim para devolver a golpe de britpop parte de la esencia genuina de la cita decana de la música independiente en España.

Los Planetas han puesto su buen grano de arena a esta sensación de volver a tomar impulso hacia lo que un día fue el FIB, con un concierto a medida de los nostálgicos.

La jornada se presentaba como la más destacada de la vigésimo primera edición del FIB, y los que este sábado han estado desde primera hora en el recinto han comprobado que así era.

Dicen que nunca llueve a gusto de todos, pero esta noche, en Benicàssim, Blur ha logrado satisfacer a los más nostálgicos y a los que apuestan por la nueva etapa de la banda británica.

Más allá del par de aguaceros que cayeron en Benicàssim —como viene siendo habitual en las últimas ediciones— Blur ha sido una suerte de tifón musical cargado con grandes éxitos encadenados sin tregua para el disfrute del público.

La nueva dirección del festival —encabezada por el empresario musical Melvin Benn— se marcó como objetivo devolver al FIB a sus orígenes y, si bien en el vigésimo aniversario no tuvo margen de maniobra, en esta edición se encamina hacia esa esencia que no tiene por qué significar una vuelta atrás sobre sus pasos, sino que trata más de reencontrar su esencia genuina.

El mejor plato

Si Florence + The Machine dejó al respetable con la boca abierta y la piel de gallina en la primera jornada del festival, Blur ha servido el mejor de los platos para un sábado de FIB.

Los británicos han ofrecido cuatro conciertos en dos días, pero aún parecían estar de humor para dar lo mejor de sí mismos en Benicàssim

Los británicos han ofrecido cuatro conciertos en dos días, pero aún parecían estar de humor para dar lo mejor de sí mismos en Benicàssim.

El polifacético e infatigable talento de Damon Albarn se ha adueñado del escenario y del público desde el primer minuto, y con su estilo tan marcadamente británico ha repetido su liturgia de saltos, poses, miradas y gestos cómplices.

Con nuevo disco bajo el brazo The Magic Whip después de 12 años de silencio, el concierto de Damon Albarn, Graham Coxon, Alex James y Dave Rowntree —arropados por un grupo de metales, teclados y coro— ha arrancado con el primer sencillo Go Out. Del nuevo trabajo han sonado también Lonesome Street, Thought I Was A SpacemanOng Ong.

Pero los archiconocidos temas de los inventores y reyes del britpop no se han hecho de rogar y ha sonado una retahíla perfecta de éxitos atemporales e incorruptibles como There's No Other Way, Badhead, Coffee And TV, Out Of Time o Beetlebum.

Sin sorpresas la euforia colectiva se ha desatado con Parklife en la que Damon Albarn ha invitado a subir a cantar con él a una fan, María, quien difícilmente olvidará haber visto brillar tan de cerca el diente de oro del líder de Blur.

Lo mismo ha ocurrido con Song 2 y Girls And Boys —ya en los bises—: saltos, gritos y coros multitudinarios.

Pero los mejores momentos del concierto no han estado en los tempos acelerados sino en esas canciones perturbadoras, profundas y elegantemente bellas como Trim Trap, Tender, This is a Low, Stereotypes y The Universal, un tema perfecto para un final ideal.

"Well, here's your lucky day" (bien, aquí tienes tú día de suerte), canta Albarn en The Universal, y desde luego los que hayan elegido acudir este fin de semana a Benicàssim han estado de suerte.

Los Planetas caldearon el escenario

Antes de Blur, Los Planetas han caldeado el escenario principal con un concierto a medida de los veteranos del FIB, un público español que este año ha repuntado con respecto a ediciones anteriores y ha ganado algo de terreno a los británicos.

En el resto de escenarios ha destacado la Maravillosa Orquesta del Alcohol (La M.O.D.A), que llevan más de 250 conciertos a sus espaldas, y se nota, pues, como siempre, han estado precisos y directos con su impecable sonido cargado de rock'n'roll con influencias folk, soul y punk.

Tras la M.O.D.A. ha llegado al escenario Fiberfib.com Radio 3 Hinds —antes Deers—, esas cuatro madrileñas jovencísimas que van sobradas de talento y gozan de un estilo gamberro envidiable y, que si bien necesitan de un pulido, ofrecen un garaje-rock impulsivo y vibrante.

Este domingo el FIB cerrará sus puertas con Vetusta Morla y Portishead como principales reclamos, además de otras bandas como los castellonenses DeBigote, Augustines o Bastille.