Crece el descontento en las filas de Merkel por el rescate a Grecia: Schäuble se plantea dimitir

  • Este viernes se plasmó en la votación del Bundestag sobre el tercer rescate a Grecia el rechazo creciente de los conservadores a seguir ayudando a ese país.
  • Con todo, el parlamento alemán aprobó desbloquear las negociaciones para un tercer rescate al país heleno.
  • Este sábado, el ministro de Finanzas alemán reconoce las "distintas opiniones" entre él y la canciller sobre Grecia y abre la puerta a presentar el cese.
  • "Cada uno tiene su papel. Nadie les puede forzar. Si alguien intentase eso, yo podría ir ante el presidente alemán y pedir el cese", asegura en una entrevista.
El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble (d), y la canciller alemana, Angela Merkel, durante una sesión extraordinaria del Bundestag en la que se votó la autorización a su Gobierno para la apertura de las negociaciones destinadas a acordar un tercer paquete de rescate para Grecia, en Berlín (Alemania).
El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble (d), y la canciller alemana, Angela Merkel, durante una sesión extraordinaria del Bundestag en la que se votó la autorización a su Gobierno para la apertura de las negociaciones destinadas a acordar un tercer paquete de rescate para Grecia, en Berlín (Alemania).
EFE

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, reconoce en una entrevista difundida este sábado por el semanario Der Spiegel que él y la canciller Angela Merkel tienen "distintas opiniones" sobre Grecia y saca a colación la opción de dimitir.

El veterano político cristianodemócrata asegura que "es parte de la democracia que de vez en cuando se tengan distintas opiniones", pero sostiene que en política nadie puede obligar a otros a tomar decisiones propias de su cargo.

"Cada uno tiene su papel. Angela Merkel es canciller, yo soy ministro de Finanzas. Los políticos tienen la responsabilidad de su cargo. Nadie les puede forzar. Si alguien intentase eso, yo podría ir ante el presidente alemán y pedir el cese", afirma Schäuble.

El ministro, que asegura que la canciller "puede confiar" en él, señala que "no hay que preocuparse" porque la jefa del Gobierno alemán y él tengan en algunos asuntos tesis diferentes.

Schäuble se ha destacado en las últimas semanas por representar al ala más dura de la eurozona frente a Atenas, una postura que alcanzó el pasado fin de semana su máximo exponente al plantear una "salida temporal" de Grecia del euro ('Grexit').

Odiado en Grecia, popular en Alemania

Si para muchos griegos el ministro representa la bestia negra de la economía de su país, Schäuble disfruta en Alemania de máximos de popularidad, por encima de la propia canciller.

A este polémico respecto, Schäuble asegura en la entrevista: "Nunca hemos dicho que Grecia debía irse de la eurozona. Sólo hemos apuntado la posibilidad de que Atenas pudiese ella misma optar por una pausa".

El titular alemán de Finanzas considera que "la gran pregunta" en estos momentos es si el primer ministro griego, Alexis Tsipras, llevará a cabo el programa de reformas y ajustes acordado a cambio del tercer programa de rescate, de 86.000 millones de euros.

"Tsipras rechazó anteriormente un programa similar y después apostó por el 'no' en el referéndum y obtuvo una gran mayoría. Ahora él quiere hacer lo contrario de lo que defendió. Se puede tener dudas", explica.

No obstante, Schäuble le da un voto de confianza: "Pero yo confío ahora en las afirmaciones de Tsipras, eso exige la justicia. Él ha asegurado que implementará el programa, incluso a pesar de que no cree en él. Vamos a ver".

La base de la condicionalidad del nuevo programa heleno es, en el fondo, cuestiones acordadas en 2010, cuando se cerró el primer rescate griego, pero que "por desgracia" no se implementaron, señala el ministro, que califica de "sinsentido" asegurar que Grecia se ha convertido en una "colonia" europea. Schäuble indica asimismo que "ha intentado", desde su "mejor posición" ayudar "al más débil" a lo largo de las negociaciones.

Rechazo en las filas de Merkel a un tercer rescate

Este viernes, la canciller alemana, Angela Merkel, pudo comprobar en el pleno del Parlamento cómo crecía en las filas conservadoras el rechazo a aprobar nuevas ayudas financieras para Grecia, a pesar de que una amplia mayoría de la Cámara respaldó la apertura de negociaciones para un tercer rescate.

Sesenta diputados de la Unión Cristianodemócrata (CDU) que preside Merkel y de su ala bávara, la Unión Cristianosocial (CSU), votaron este viernes en contra del tercer rescate para Grecia y otros cinco se abstuvieron. Uno de cada cinco diputados conservadores expresaron así su escepticismo ante la solución acordada por Merkel y el resto de socios de la zona euro, muchos más de los que se habían rebelado en las votaciones de los anteriores rescates.

Sólo cuatro diputados del grupo parlamentario de la CDU-CSU se opusieron al primer rescate a Grecia, en mayo de 2010.

El segundo paquete de ayudas, que llegó al pleno del Bundestag en febrero de 2012, contó con el rechazo de 13 parlamentarios conservadores y su prórroga, en febrero de este año, no fue respaldada por 29.

Desde la tribuna de oradores, el diputado Klaus-Peter Willsch, resumió las dudas de los sesenta parlamentarios conservadores que este viernes votaron 'no' al subrayar las promesas incumplidas por Grecia en los últimos cinco años y criticar por "irreal" el plan para conseguir 50.000 millones de euros con la privatización de activos públicos helenos.

"Los problemas de Grecia están en Grecia y sólo pueden resolverse en Grecia", manifestó ante el pleno, convencido de que "nada va a cambiar" por muchas más transferencias financieras que reciba el país.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento