Manuela Carmena y Concepción Dancausa
La delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa (izquierda), y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, tras la reunión que mantuvieron para abordar diferentes aspectos de colaboración en materia de seguridad entre ambas instituciones. J. M. ESPINOSA / EFE

La delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa, ha pedido este miércoles la colaboración de los ayuntamientos de Madrid, Rivas Vaciamadrid y Coslada para poder erradicar los taxis de la droga, conocidos como cundas, que son habituales en la Cañada Real Galiana.

En declaraciones a los medios después de la reunión de la Mesa de Coordinación del Plan de Seguridad para Cañada Real Galiana, Dancausa ha explicado que ha pedido "expresamente la colaboración de los ayuntamientos" para poder eliminar esta situación, ya que ahora es posible gracias a que a nueva Ley de Seguridad.

Sólo se podía actuar contra ellos apelando al intrusismo profesional, porque actúan como taxis

Hasta ahora no era posible decomisar estos vehículos. Sólo se podía actuar contra ellos apelando al intrusismo profesional, porque actúan como taxis. No obstante, ahora sí se pueden intervenir al tratarse de un instrumento con el que se está ejecutando una infracción.

Para inmovilizarlos, según ha explicado la Delegación de Gobierno, es preciso que los ayuntamientos proporcionen los medios para retirar el vehículo de la vía pública y que sea depositado en algún lugar habilitado, por lo que la petición que se ha lanzado a los ayuntamientos se concreta en que habiliten los depósitos municipales para que las cundas permanezcan allí hasta que finalice el proceso judicial.

Por su parte, el concejal de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, Javier Barbero, ha asegurado que el Gobierno local de la capital "está dispuesto y abierto a dar el apoyo que nos han solicitado para combatir esta situación de delincuencia".

"La punta del iceberg es la delincuencia"

Pero el edil de Seguridad ha incidido en la necesidad de abordar también el conflicto de la Cañada Real desde otra perspectiva. "Somos conscientes de que la punta del iceberg es la delincuencia" –ha constatado– pero hay un trasfondo que afecta a la vivienda, el urbanismo y la salud.

Para luchar contra estos problemas "vamos a retomar estas mesas, que han estado paradas. Se trata de ayudar e intentar paliar las dificultades, en palabras de Javier Barbero, por las que atraviesan las personas que viven en este asentamiento.

El mayor foco de venta de droga y marginación social del país

Por su parte, el alcalde de Rivas, Pedro del Cura, ha subrayado la necesidad de actuar urgentemente en Valdemingómez, "el mayor foco de venta de droga y marginación social del país".

A propuesta del alcalde Rivas, se ha adquirido, además, el compromiso de que en septiembre se convoque una nueva reunión entre las cinco administraciones implicadas (Delegación, Comunidad y los tres ayuntamientos) para acordar la hoja de ruta que diseñe la actuación definitiva para la Cañada Real.

Rivas viene reclamando tanto a la Delegación de Gobierno como a la Comunidad de Madrid la necesidad de actuar en una zona convertida con el paso de los años en una bomba de relojería. "Hay que tomar medidas y desmantelar Valdemingómez de una manera integral, siendo implacables con los que se lucran con la delincuencia y poniendo en marcha políticas sociales para los habitantes que realmente requieren prestaciones por parte de las administraciones", explica el alcalde de Rivas.

Consulta aquí más noticias de Madrid.