A pesar de que la economía española ha crecido desde hace una década a un ritmo superior al europeo, estos números no se han reflejado en una mejora en la calidad de vida ya que el salario medio real del español ha descendido un 4% en los últimos diez años, según un informe de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico).

Entre 1995 y 2005, nuestro PIB es el que más aumenta en la Unión Europea, nuestra creación de empleo sigue en crecimiento y la renta peér cápita se ha acercado a la media europea, pero aún así, no se ha reducido el porcentaje de población que vive por debajo del umbral de pobreza relativa (menos del 60% de la renta media nacional), según publicó este domingo El País.

Las empresas, más ricas

Mientras los beneficios empresariales han crecido (un 73% entre 1999 y 2006), España es el único país de los 30 países de la OCDE que ha retrocedido en términos reales. Por contra, los expertos de la CEOE restan importancia a estos datos porque aseguran que el aumento de empleo ha permitido una mayor cohesión social.

Uno de cada cinco españoles vivían por debajo del umbral de pobreza en 2005.
Sin embargo, este crecimiento consiste en empleo poco cualificado y escasamente remunerado, asegura Raymond Torres, jefe de la División de Análisis y Políticas de Empleo de la OCDE. "Crear empleo ha sido la prioridad en España", continuó Torres.

Falta de cohesión

Aunque España se acerca a la media europea en cuanto a renta por habitante, no ocurre lo mismo con la cohesión social porque la quinta parte más rica ganó en 2005 5,4 veces más que la quinta parte más pobre, según datos de Eurostat (organismo que facilita las estadísticas comunitarias). La media europea es del 4,9.

Bomba social

El economista del gabinete Técnico de Comisiones Obreras, Carlos Martín, aseguró que España ha "creado una gran bolsa de trabajadores mal remunerados y en situación muy precaria. Una potencial bomba social".

Fuentes del Ministerio de Economía respondieron que "aunque la dinámica del salario no sea muy boyante, hay más empleo" y las familias cuentan con "más fuentes de ingresos que antes".