Irán y el Grupo 5+1 (Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania ) han cerrado un acuerdo sobre el programa nuclear iraní tras más de 13 años de conflicto, según la agencia oficial rusa TASS, un extremo que después ha sido confirmado por la agencia iraní ISNA, vinculada a la oficina del líder supremo iraní Alí Jameneí. El objetivo de este pacto es comprobar el "carácter exclusivamente pacífico de las actividades atómicas persas".

La aplicación de las medidas se hará efectiva en tres etapas, una preliminar, otra operativa y otra ejecutivaEl documento final, de unas cien páginas, recoge como principales puntos que habrá inspecciones sobre el programa nuclear iraní y la eliminación de todas las sanciones internacionales que pesan sobre Irán, que también saldrá de las listas de países sancionados por las Naciones Unidas. Será enviado a las capitales de los países signatarios para una revisión final.

Además, según ISNA, el documento será llevado ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en las próximas semanas para que se apruebe una resolución que le dé validez y luego tendrá que ser revisado y aceptado por el Congreso de los EE UU y el Parlamento de Irán.

El acuerdo también recoge que la aplicación de sus medidas se hará efectiva en tres etapas, una preliminar, otra operativa y otra ejecutiva.

Intensas conversaciones de 18 días

Las dos partes negociaron de forma ininterrumpidamente hasta altas horas de la mañana de este lunes, a diferentes niveles, como ministros, viceministros y directores políticos.

Los ministros de Exteriores y sus equipos negociadores de los siete países involucrados en la negociación buscaron a lo largo de los últimos 18 días de intensas conversaciones un consenso para poder cerrar este histórico acuerdo.

El presidente de Irán, Hasán Rohaní, ha dicho que un acuerdo nuclear entre su país y las potencias del Grupo 5+1 será "un triunfo de la diplomacia" y servirá como "buen comienzo" para unas nuevas relaciones internacionales.

En un mensaje colgado en la red social Twitter, Rohaní expresó que el acuerdo nuclear, que se ultima en las conversaciones que se mantienen en Viena, será un instrumento que termine con una época de "exclusión y coerción" en las relaciones entre países.

Plan de trabajo de la OIEA

Por otro lado, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) e Irán han firmado un plan de trabajo cuyo objetivo es poder certificar antes de fin de año si el programa nuclear iraní tiene o no objetivos militares.

"Acabo de firmar una hoja de ruta entre la República Islámica de Irán y el OIEA para aclarar pasados y presentes temas pendientes relacionados con el programa nuclear iraní", anunció el director general de este organismo de la ONU, Yukiya Amano.

El director del OIEA señaló que el objetivo es presentar una evaluación definitiva sobre el programa atómico iraní y sus posibles dimensiones militares a partir de la 15 de diciembre de este año. Por parte iraní, el documento fue firmando por el jefe de la Organización de Energía Atómica de Irán (OEAI), Ali Akbar Salehi.

El diplomático japonés aseguró que este acuerdo, junto a la cooperación de Irán, es un "paso significativo" para aclarar las dudas sobre la naturaleza de las actividades atómicas de Irán, algo que el OIEA intenta sin éxito desde 2002.

Este acuerdo implicará una serie de medidas en los próximos meses, incluido un "acuerdo aparte" sobre la base militar de Parchin, una instalación en la que varias agencias de inteligencia sospechan se realizaron experimentos relacionados con armas atómicas y a la que Teherán niega la entrada a los inspectores del OIEA.

Fuentes del OIEA no quisieron especificar si ese "acuerdo" supone que los inspectores tendrán acceso directo a la base. Amano indicó que este proceso se enmarca en el entendimiento alcanzado en noviembre de 2013 entre Irán y las grandes potencias, que desde entonces han negociado un acuerdo definitivo que limite el programa atómico iraní.

Estos son los 10 pasos del acuerdo:

  • Las dos partes se comprometen a un acuerdo aparte que les permitirá solventar las dudas sobre el programa nuclear iraní planteados en un informe de 2011.
  • Irán se compromete a facilitar por escrito, hasta el 15 de agosto de 2015, sus explicaciones sobre las cuestiones sin resolver.
  • Tras la entrega de esa documentación, el OIEA tiene un mes para revisar esa información y eventualmente plantear a Teherán preguntas sobre posibles ambigüedades en la información recibida.
  • Una vez que el OIEA haya planteado cualquier posible ambigüedad, se convocarán reuniones en Teherán para aclararlas.
  • El asunto de la base militar de Parchin, donde se sospecha hubo experimentos relacionados con un arma atómica, se aborda en un acuerdo por separado. No se especifica si se permitirá el acceso a inspectores, algo a lo que Irán se ha negado hasta ahora.
  • Todos los pasos señalados arriba deberán estar completados para el 15 de octubre de 2015, con el objetivo de resolver esos asuntos pendientes, pasados y actuales.
  • Amano irá facilitando información actualizada a la Junta de Gobernadores del OIEA sobre la aplicación de la hoja de ruta.
  • Hasta el 15 de diciembre de 2015, Amano entregará su informe definitivo a la Junta de Gobernadores para que lo tenga en consideración. Antes de esa presentación, tendrá lugar una reunión de resumen con Irán sobre todo el proceso.
  • Irán presentará por escrito una evaluación completa sobre el informe del director general del OIEA
  • El OIEA seguirá tomando en consideración las preocupaciones de Irán sobre la salvaguarda de su seguridad, para asegurar la confidencialidad de la información manejada